Marcela Lecuona

POEMA AL PATRIARCADO.

Mi querido y amado macho,  

sé que me odias por ser una chismosa 

pues siempre me trataste como poca cosa 

y ahora le grito al mundo que me acosas.  

Macho amado 

no te lo tomes personal 

no quiero que estemos enojados 

solo hazme caso cuando te digo que no es no 

simio descerebrado.  Leer post completo

Marcela Lecuona

EL EFECTO MARIPOSA.

Mi nombre no es importante, llega el momento en el que el comunicador no es importante, bueno, no más importante que el comunicado en sí. Me siento afortunada, pudo haber sido peor. 

Ya han pasado más de dos décadas, y aun así está en mi mente, sigue ahí. 

Todos sabemos qué si tomamos malas decisiones en la vida, estas repercuten, y con el tiempo, cobran factura. El efecto mariposa, toda acción tiene su reacción: “el aleteo de las alas de una mariposa puede provocar un Tsunami al otro lado del mundo” o para ponerlo más claro; “El simple aleteo de una mariposa puede cambiar el mundo”. Pero, ¿Qué pasa si esta mariposa no aleteó por voluntad propia? ¿Qué sucede si alguien movió sus alas sin su consentimiento? ¿Aun así surge el Tsunami? 

Leer post completo

Marcela Lecuona

QUERIDOS EX NOVIOS:

¿Recuerdan cuando se vieron por primera vez? ¿Ese micro segundo cuando en sus ojos se vio un “me gustas”; y de todas las personas, se eligieron? Esa sonrisa tímida de uno, esa confianza del otro, el beso lo detonó. En ese beso, existió la posibilidad del amor.

Se tocaron, ¡Vaya que se tocaron! Llenaron el vacío de sus vidas al tener sexo desenfrenado sin ninguna consecuencia, sin importar la hora ni el lugar. Qué manera de valer madres, de no hacerse responsables de lo que conlleva desearse tanto. Él, ella, ustedes. Inseparables; cuando uno conecta lo único que importa es llenarse por completo, besarse hasta morir, mirarse, vivir el momento.

Leer post completo

Mimosa Invitada

EL FIN DEL MUNDO

¿Qué haces aquí? Se agachó a preguntarle a Sofía.

“Estoy buscando a Dios”, contestó ella con la voz muy alta. El padre se llevó a la niña al confesionario y le preguntó si ya había comulgado. Sofía le dijo que no. Le preguntó por qué quería saber dónde vivía Dios. Pues porque lo estoy buscando, quiero hablar con él, le dijo.

Leer post completo

Marcela Lecuona

TIAMAT

Te vi nacer. Eras precioso; lleno de sangre, gritos, ojos cerrados y después vino la calma. Te sentiste parte de un todo, palpitaste en un mismo corazón. Tu glándula pineal, estimulada por la oscuridad e inhibida por la luz, en completa armonía contigo, abierta como una flor, pudo entender que estabas vivo. Yo solo sonreí, tenerte en mis brazos fue la mayor prueba de amor que pudiste recibir.

Te quería susurrar: “Te amo, tengo todo para ti, no necesitas nada para ser feliz”, pero sabía que no podías entenderme. “Crecerá y entenderá.” Qué ilusa fui.

Leer post completo

Marcela Lecuona

EL CÍRCULO DE LA JERINGA.

La jeringa atravesó tu piel sin mayor problema. Respiraste profundo. Por unas cuantas horas estabas salvada. La vida tenía sentido al fin. El hombre te miró desconcertado. Le dijiste: le voy a pagar como lo prometí. Sonrió el desgraciado. Transpiraba por todos lados, casi vomitas, pero no había escapatoria. Le bajaste el cierre y pagaste tu deuda.Leer post completo

Marcela Lecuona

INFIDELIDAD.

3:00 a.m. 

Suena mi celular. 

Veo la pantalla y ahí estaba: Lucía. 

Contesté: ¿Qué pasó? 

En llanto me dice: 

– Le caché un mensaje de otra mujer a Roberto dándole las gracias por la noche que pasaron juntos. ¿Qué hago? Leer post completo

Close