Pensando como hombre

Lucía insiste que su ex, el que se casó con otra (véase post “Amiga mía”), es su alma gemela.

Eso me suena a pura charlateria barata. Desde que cortó con ese hombre no ha querido volverse a enamorar. Ha salido con otros y ha hecho el amor con otros, como ella dice, y simplemente no siente esa conexión. Yo creo q es puro pretexto para no olvidarlo, para no seguir con su vida y quedarse encerrada en el mismo ciclo sin enfrentar la realidad.

Bueno, eso creía yo.

Busque en internet la definición de almas gemelas, no había mucho pero una definición llamo mi atención:

“ALMAS GEMELAS: Dios creó un TODO y lo llenó de vida; luego lo  dividió en dos y cada una de esas dos partes reencarnó en dos seres diferentes. Deberían  evolucionar cada una a través de vidas separadas. Así nacieron las almas gemelas, ese es el concepto  de su existencia y la razón del por qué están  separadas. Sin embargo, aunque nacemos en cuerpos  diferentes, la unión de esas almas no termina jamás  y a través de muchas reencarnaciones estaremos juntos, cada una en un escenario diferente, viviendo  vidas paralelas, con las mismas experiencias, pero  no nos reconocemos desde el primer instante porque  falta evolución y por eso necesitamos de otras  relaciones. Pero el reencuentro al final, es  inevitable. Las almas gemelas tienen los mismos intereses,  su atracción no es sólo física o sexual y la ternura  ocupa sus instantes y sus miradas. Ese amor  trasciende la edad, la materia, la raza, el credo,  las distancias. Al verse, sienten una infinita  necesidad de abrazarse y besarse y expandir las  energías de sus corazones. Ambas desean crecer  espiritual e intelectualmente, se incentivan  mutuamente por ese crecimiento personal. Se complementan en todos los sentidos… ¡casi  piensan lo mismo! Se dan cuenta que aunque  separadas han estado buscándose siempre, ahora  comprenden el porqué de la espera. Sus  experiencias pasadas fueron la preparación para el reencuentro. Las almas gemelas se atraen más fácilmente cuando los dos tienen buen humor, son activos,  vivaces, conversan largamente, la música los  transporta a su lugar original. Buscan el éxtasis y  lo disfrutan. Hacer el amor es una experiencia que  cobra un inusitado significado y en un  indescriptible instante de esa unión, logran  reconocer a través de sus ojos, el alma que estaban  buscando y entonces…”

¿Qué payasada barata era esta? ¿Por qué Dios nos separó? ¡Qué juego  más cruel!  ¿Dos personas buscándose por todo el mundo? ¿Y si mueres sin encontrarla? ¿Ya estas incompleto?

Lucía no sabia, pero la escuchaba llorar a veces en su recamara por las noches. Ponía la canción que hubieran bailado en su boda “Strangers in the night”. Siempre me contaba la misma historia… de como pasaban horas platicando que bailarían, si esa canción o “For once in my life”. Son esas cosas que a mi me dan igual, pero ella recordaba esos tiempos y la cara se le iluminaba. Habían pasado dos años desde que se separaron. Lucía había visto fotos de su alma gemela y su nueva mujer besándose y comentarios diciéndose te amo. Era demasiado.

Un día la cache llamándolo, rogándole que volviera a su lado. Él le decía que tenía que entender que eso había terminado. Que aunque ella pensaba que eran almas gemelas, eso ya solo existía en su cabeza.

Colgó. Lloro mi pobre amiga angustiada, respiro un momento y paso algo que me dio mucho miedo. Empezó a reír… una dulce risa, igual que la risa de una niña.

          ¿Has perdido la razón amiga?- pregunte titubeante.

          No, me da risa que se haga tonto solo. Marce, yo lo viví, el y yo somos uno, nos reímos de las mismas cosas, conozco su cuerpo más que cualquier persona, podíamos estar cara a cara acostados viéndonos a los ojos y así pasaban las horas. El silencio nos acompañaba en las tardes y solo dejábamos que permeara las tardes. Sentí su alma y el toco la mía. Llorábamos, reíamos, nos confundíamos, platicábamos, peleábamos, soñabamos, nos parecemos físicamente, mentalmente y sexualmente… él es mi otra mitad.-

No podía permitir que mi amiga siguiera pensando tonterías.

          Lucía… si fue tan maravilloso ¿Por qué terminaron? ¿Por qué se caso con otra? ¿Por qué no quiere estar contigo? ¿Y por qué demonios te ríes como una loca?-

          Marce no entiendes nada. Terminamos porque en ese momento de nuestras vidas era imposible estar juntos. Era demasiado amor, pasión, era tan grande cuando estábamos juntos que explotamos. Se casó porque sabe el riesgo que corre soltero. Cuando uno es ignorante y comete errores no pasa nada, pero cuando la venda de la ignorancia se cae no queda de otra… ¡debes actuar!

Él sabe que juntos nos haremos daño. Que tenemos que estar separados y si no lo sabe no importa, lo se yo. Me río porque siempre tendrá nuestros momentos en su cabeza, por que nadie lo amara como yo lo amo y lo ame, me río porque lo conozco tan bien y lo amo tanto que quiero que sea feliz.

Y puede que tengas razón, a lo mejor el cree que yo no soy su alma gemela, él cree haberla encontrado en otra persona, pero yo lo encontré en el. El ser humano cree simplemente lo que quiere creer.

¿Y el corazón que? Si el no quiere vivir junto a mi esta bien, para mi siempre estará a mi lado, leyendo un buen libro y tomando una copa de vino. Mi paraíso. Es una fantasía. Pero es mía, déjame.-

 

Se levantó y se fue.

De verdad todo me sonaba muy complicado. Si la vida esta hecha de momentos creo que la pareja en turno es tu alma gemela. Es durante y en el mientras.

Que reconoces al amor de tu vida en cuanto lo ves. Jajajaja, pues en el antro he visto a unos cuantos y si que lo son por media hora aproximadamente.

Dicen que hay tres amores en tu vida. El primero, tu alma gemela y con la que te casas.

Pero según la definición de las almas gemelas si no la encuentras ¡no hay problema!, cual juego de Mario Bros, en tu otra vida ella te encontrara en las circunstancias que sean.

¡Pff! Cuantas esperanzas…

Prendí mi computadora y me metí al face, necesitaba un poco de banalidad para aclarar mi cerebro.

Veo la foto de un amigo con alguien de camisa gris.

Ahí estaba… lo sabia, mi amor platónico, el amor de mi vida… ¿mi alma gemela?

Solo el tiempo lo diría.