A veces mis amigas dicen tienen ganas de un amor incondicional, que las acepte como son, con todos sus defectos, que no les exija nada, que sea capaz de dar todo por ellas, que no las cuestione, que siempre esté ahí cuando lo necesiten, ya saben, incondicional, y luego pienso, claro y que esté dispuesto a que lo condicionen un chingo ¿no? Y por si fuera poco, materializan en su cabeza a la pareja perfecta y le ponen tantas cualidades que si existiera de verdad no se atreverían ni a mirarlo a los ojos.

Dicen: Que sea alto, guapo, sexy, elegante, culto, divertido, discreto, apasionado, cero creído, que me escuche, que le encante ir al cine, que sea generoso, aventurero, fiel,  adorable, seguro, sensible, fornido, pero no mamado ni flaco, autentico, detallista, valiente, que nos gusten las mismas cosas, pero que sea independiente y tenga su propia vida, pero que también tenga ojos nada más para mí y que no hable con ninguna mujer en Facebook, ni en  twitter ni  en instagram, ni en la calle, que le gusten los deportes extremos, pero que sea tranquilo y centrado, que ame leer, que conozca  el mundo, pero que no le guste salir, que le encante ver Netflix conmigo y comer palomitas con helado un domingo por la tarde, que sus papás estén muertos para no tener que ir a las reuniones familiares, pero que sus principios familiares sean sólidos, que sea solvente, que quiera dos hijos y un perro labrador golden retriever color miel, que odie a los gatos y que ame a los animales, que tenga tatuajes y que le salga la barba cerrada, pero que no se la deje, que practique el cunnilingus como un profesional, que tenga un paquetote… ¡Ya paren! Algunas de las  cosas que piden incluso se contraponen y  luego, ¿nosotras que ofrecemos? ¿Tampoco vas a hablar con ningún hombre? ¿No vas a salir para complacerlo? ¡Claro que no! Si lo hacer vas a reventar al poco tiempo y te vas a quejar de que es un hombre injusto, ¡Un machista que ni la tiene tan grande!

El amor incondicional es el que más condiciones tiene, el amor eterno dura seis meses, el matrimonio para toda la vida exige,  en promedio, un divorcio a los doce años, los Reyes Magos son los papás y los papás a veces no existen.

Hay cosas que no funcionan bien desde el principio, pero insistimos en seguirlas haciendo. Digamos que no te gusta que siempre llegue tarde a las citas en común porque sientes que no respeta tu tiempo, pero en lugar de decirle eso cuando todo marcha bien, solo para que lo tenga presente, para que comprenda a partir de la empatía, decides armarle un pancho en cuanto llega a la reunión, le pones jeta y le gritas delante de todos, luego te vas y él tiene que ir tras de ti porque si no mañana lo vas a tachar por lo menos, de insensible y descarado y de coger ni hablamos ¿Y si fueras más estratega? ¿Cómo? ¿No sabes? Pues así; pasándola bien en la reunión y haciéndole saber que cuando llegue lo van a pasar bien juntos y que si no alcanza a llegar vas a estar bien porque puedes, pero en serio pasarla bien, para ti, porque la vida es buena y para la relación, porque si es un descarado insensible no va a soportar verte feliz y vas a librarte de una relación tóxica y si es un hombre maravilloso va a poder relajarse en el transito lento, quizá se manden mensajes y puedan sextear un poquito para que cuando por fin llegue, sean cómplices y no enemigos.

Para mí, la vida ideal de pareja sería como la de Woody Allen, pero sin casarse con su hijastra ni violar a nadie, yo sí le creo a tu hija, Woody, lo siento. Me refiero a que cada quien viva en su propia casa al otro lado del parque, me encanta la idea de no dormir todas las noches con el amor de mi vida, poder disfrutar del baño a mis anchas, que las cosas estén en donde yo las dejé, que si me da por cambiar los muebles no pase nada, que no tenga que preguntar a nadie si llega o no para poder dormir; en realidad nunca me ha ido bien el modelo de pareja regular, no soy buena para pelearme en público, no soy celosa, soy abiertamente egoísta, soy bisexual, cosas como que si llegó como siempre a las siete o se fue con sus amigos y mejor llegó a las dos de la mañana me preocupan muy poco. No me gusta cocinar diario y atender a nadie, disfruto cocinar para mi familia porque los amo pero también trabajo, entonces atesoro los momentos comunes para compartir y no me presiono porque no hay arroz de hoy, necesito mi soledad porque me gusta , eso es inapelable, no doy tiempo; comparto experiencias y memoria común. No me interesa pasar  todas las horas del mundo a su lado si no las ocupamos juntos, me gusta un fin de semana en una ciudad distinta, un momento para mirarnos a los ojos y sonreír, un amor sin fecha de caducidad porque se hace diario y  a diario se muere.

Pero ese es mi plan, cada quien tiene el suyo ¡Y qué bonito! La cosa es que yo entiendo que no es pide y se te dará, no es sacarse la lotería; para que logre tener lo que quiero tengo que generarlo, ser independiente, solvente, segura, abierta, honesta, apasionada, egoísta, pero generosa, libre,  progresista, madura, guapa, sexy, sensual, buena amiga, culta, divertida, ingeniosa, interesarme en los demás, pero nos ser metiche, trabajadora, autentica, inteligente,  fuerte, tener la piel suavecita,  ser más cabrona que bonita, hacer felaciones como una profesional obsesionada, ser práctica, intensa, pero no histérica, oler rico, ser exitosa, reír fuerte, mirar sin miedo, ser sensible, romántica, loca, pero de las locas inofensivas que no meten al manicomio, ser discreta, directa y mamá chingona. Y eso es solo lo que yo quiero, hace falta que lo logre y hace falta ver y si le va o no le va bien, al amor que me hace falta.

P.D. Si leíste el post de la semana pasada y esperabas que hablara de tríos, no me odies, ese viene la próxima.

TWITTER: @NancyVillalo

INSTAGRAM: NANCYVILLALO

IMG_6805

 

promocarrie