Category

Marcela Lecuona

Marcela Lecuona

VEINTEAÑERAS VS TREINTONAS.

Estaba en el antro con mis amigas, entré al baño (al parecer mi vejiga ya no aguanta un tequila sin tener que ir a desecharlo), una niña me vio entrar y me dijo: “Tú que ya te ves grande, necesito un consejo.” ¿Grande? ¡Tengo treinta y tres años! ¡Soy una pequeñuela! No tanto como ella, al parecer. Me dijo que tenía diecinueve años, casi veinte, y que estaba enamorada de su jefe, pero que el susodicho tenía novia. Estaba a punto de darle el consejo cuando me platicó que había tenido sexo con un mesero en el baño y que le había dado un blow a un argentino en lo que llevaba de la noche. 

Un argentino, ¿cómo no lo vi yo primero?  

Leer post completo

Marcela Lecuona

EL ACERTIJO.

Este año ha sido el más difícil de mi vida. Antes, podía huir de mis problemas; irme a la playa a vivir, tomar alcohol hasta no acordarme, tener novio, uno tras otro, al final, si yo no podía amarme, alguien más lo haría por mí. Estos meses, doce para ser exactos, he caído y recaído mil veces. En las mismas situaciones, con la misma gente. A veces, me ayudaba mi familia, otras, mis amigas, y, en el peor de los casos, recurría a mí misma. Aprendí a poner límites a la gente que me había lastimado, pero a la única que no le puse limites, fue a mí.  

Leer post completo

Marcela Lecuona

EL RINOCERONTE (La carrera de una actriz).

Aún recuerdo lo que fue tener veintitrés años y entrar a Casazul, una de las escuelas de teatro más importantes en México. No sé cómo, pero me quité toda inseguridad un par de horas para decir un monólogo que me tardé una semana en aprender. Me avisaron que había quedado después de ese torpe casting, pero no a la carrera de actuación, sino al propedéutico que consistía en dos semanas de clases intensivas; si los profesores te aprobaban, estabas dentro.  

Leer post completo

Marcela Lecuona

LA DIGNIDAD (Carrie Bradshaw).

El humano es un ser perfecto; piensa, siente, llora, ríe y luego se muere. Pues porque al final todo acaba. A través de esos años vamos a terapia (a los que nos interesa encontrar respuestas), leemos, cometemos errores, soñamos despiertos, realizamos algunos de esos sueños, buscamos el amor y todo para un objetivo; querernos un poco a nosotros mismos para disfrutar la vida, que a veces, es un poco culera.  

Y de repente, todo ese trabajo, un día se va por el caño, sí, leyeron bien, hay un caño a tu lado  cuando decides no amarte. Cuando alguien en alguna red social te dice algo feo, cuando tu papá no te llama o un ejemplo muy cercano a todos: cuando la persona que amas, no te ama de regreso. Por decirlo mejor: el desamor.  Leer post completo

Marcela Lecuona

¿#METOO o #MITOTE?

Después de las entrevistas dadas por varias mujeres con Carmen Aristegui (que amo y es la única mujer por la que me volvería lesbiana, está bien, con Britney Spears también, y bueno… Mónica Bellucci), ya no entendía nada. Según yo, soy feminista, pero tenía un par de dudas: Si ella cedió, ¿fue violación? Si consiguió fama a cambio, ¿está mal denunciar? Si por fin habla del tema, después de años, pero no dice el nombre, ¿para qué lo dice? 

Leer post completo

Marcela Lecuona

UNA PEDA CON DIOS.

Mariana a las diez de la noche con una botella de vino, una cajetilla de Marlboro light y muchas lágrimas en su haber. Muy al estilo Bridget Jones, pero eso sí, con los labios pintados de rojo. Mariana ya pasó sus treinta, pero no deja de ser esta adolescente que cree en el amor. Está molesta, triste, está pasando por esta fase llamada: desamor.

Leer post completo

Marcela Lecuona

POEMA AL PATRIARCADO.

Mi querido y amado macho,  

sé que me odias por ser una chismosa 

pues siempre me trataste como poca cosa 

y ahora le grito al mundo que me acosas.  

Macho amado 

no te lo tomes personal 

no quiero que estemos enojados 

solo hazme caso cuando te digo que no es no 

simio descerebrado.  Leer post completo

Marcela Lecuona

EL EFECTO MARIPOSA.

Mi nombre no es importante, llega el momento en el que el comunicador no es importante, bueno, no más importante que el comunicado en sí. Me siento afortunada, pudo haber sido peor. 

Ya han pasado más de dos décadas, y aun así está en mi mente, sigue ahí. 

Todos sabemos qué si tomamos malas decisiones en la vida, estas repercuten, y con el tiempo, cobran factura. El efecto mariposa, toda acción tiene su reacción: “el aleteo de las alas de una mariposa puede provocar un Tsunami al otro lado del mundo” o para ponerlo más claro; “El simple aleteo de una mariposa puede cambiar el mundo”. Pero, ¿Qué pasa si esta mariposa no aleteó por voluntad propia? ¿Qué sucede si alguien movió sus alas sin su consentimiento? ¿Aun así surge el Tsunami? 

Leer post completo

Marcela Lecuona

QUERIDOS EX NOVIOS:

¿Recuerdan cuando se vieron por primera vez? ¿Ese micro segundo cuando en sus ojos se vio un “me gustas”; y de todas las personas, se eligieron? Esa sonrisa tímida de uno, esa confianza del otro, el beso lo detonó. En ese beso, existió la posibilidad del amor.

Se tocaron, ¡Vaya que se tocaron! Llenaron el vacío de sus vidas al tener sexo desenfrenado sin ninguna consecuencia, sin importar la hora ni el lugar. Qué manera de valer madres, de no hacerse responsables de lo que conlleva desearse tanto. Él, ella, ustedes. Inseparables; cuando uno conecta lo único que importa es llenarse por completo, besarse hasta morir, mirarse, vivir el momento.

Leer post completo

Marcela Lecuona

TIAMAT

Te vi nacer. Eras precioso; lleno de sangre, gritos, ojos cerrados y después vino la calma. Te sentiste parte de un todo, palpitaste en un mismo corazón. Tu glándula pineal, estimulada por la oscuridad e inhibida por la luz, en completa armonía contigo, abierta como una flor, pudo entender que estabas vivo. Yo solo sonreí, tenerte en mis brazos fue la mayor prueba de amor que pudiste recibir.

Te quería susurrar: “Te amo, tengo todo para ti, no necesitas nada para ser feliz”, pero sabía que no podías entenderme. “Crecerá y entenderá.” Qué ilusa fui.

Leer post completo

Close