Como continuación de mi búsqueda y cuestionamiento y demás sobre el País de las Relaciones, estoy investigando el problema de cómo comportarse en una ‘first date’… no permitir que el mariposeo se te vaya a la cabeza y acabe aleteando lejos de ti el susodicho.

Obvio el chiste es que seas tú, digo no se trata de un concurso ni una audición… pero me voy dando cuenta que como que un poquito sí, ¿no? Digo si es que la persona en cuestión te gusta y estas abierto a la posibilidad de que suceda algo más, es decir que haya un compromiso del tipo que sea en algún momento y no se trate sólo de desmadre.

Porque cuando es sólo desmadre te vale y haces y deshaces sin involucrar demasiado. Pero cuando es alguien del tipo del que sacas todo tu clóset para escoger el outfit perfecto, te perfumas hasta la punta de los pies y corazón palpita cual colibrí… ahí, es cuando cada detalle cuenta.

Queramos o no, creo que es naturaleza humana, siempre nos sale un lado no tan cotidiano en esos primeros encuentros, nos comportamos de la mejor manera posible, resaltando todas nuestras cualidades y buscando rápidamente las cosas que se tienen en común.

Es como si creáramos un personaje, basado en nosotros pero inspirado por la situación actual y el co-protagonista. Digo todos cambiamos un poquito dependiendo de la persona con la que estemos, no soy la mismita con mi mamá a que con mis amigas o con un desconocido, soy yo pues pero  afectan las circunstancias. A lo que voy es que como puedes ser lo más cercano a tu versión original y más pura, para no caer en desengaños y desilusiones después…

Además de que existe un factor muuuuuuy importante también, sobre todo en las mujeres pero no creo que sea excepción, y es la idealización… ¡Pff! Ese juego de la imaginación, que aquí creo que entre menos creativo seas menos sufrirás.

Sí, porque eso de andarse imaginando que puede suceder y como tú supones que es esa otra persona por las 3 palabras que han cruzado… es muy peligroso, además de que gastas energía cerebral  y es la mayor causa de choques en la ciudad. No vives en la realidad, te distraes y de nuevo puedes sufrir de decepciones que al final del día solo tú prometiste e incumpliste.

Algo fundamental que viene apareciendo para tener la técnica perfecta de datear creo que es la sinceridad, digo… voy aprendiendo y descubriendo tal cual como Alicia, sólo que yo no tengo ningún gato de Cheshire pero si unas amigas igual de risueñas y locas, pero creo que el ser tú mismo sin pensar en si la otra persona te juzgará o aceptará como eres, o si le encantarás o caerás bien, es lo mejor.

Es difícil por todo lo que he mencionado y la inevitable presión social de querer ser perfectos… y más yo que soy una perfeccionista desde que era un feto yo creo, y tiendo a ponerme presión demás y sentir una especie de culpa y desazón si las cosas no salen como en la película que llevo en mi cabeza.

Efectivamente, estoy aprendiendo a relajarme y ser menos freak sin dejar de estar loca. Sincera, y sentirte cómoda con lo que eres, lo que has vivido y lo que sientes. Ayuda también tener claro lo que quieres, me gusta esto y esto no, saber que puedes tolerar y que de plano te causará noches de desvelo que ya has probado que no valen la pena.

Mantener algo de misterio siempre ayuda, es sano creo, luego por las mariposas te dejas llevar y acabas revelando todo demasiado pronto, no la marca de tu ropa interior pero si la marca de tu corazón y creo que hay que cuidarlo un poquito más… aunque claro que existen los casos, así como lo es la peda, en los cuáles se permite algo de exceso.

Hablando de nuestro amigo, ahí va una nota súper importante para las pedotas como yo: en las primeras dates controlen el chupe, sí, entra y cual hilo de media te quieres seguir peroooo no lo recomiendo, puedes acabar diciendo imprudencias y haciendo osos que pues sí son parte tuya pero digamos que no tienes porque enseñarlos desde el principio, véanlo si quieren como mantener parte del misterio y decencia.

Obvio puedes admitir que te encanta la peda y hasta puede resultar que se conviertan en los mejores drunkbuddies, pero pues digamos que si sueles trollear como Lindsay Lohan es mejor que te eches unos drinks tranquilos, y esperes tantito a que ya que lo conozcas mejor.

En fin, la onda creo es equilibrar la conexión que llevamos por dentro y que lo que digamos y hagamos esté en sintonía con el corazón y el cerebro. Obvio las entrañas también, esas son medio necias pero siempre se puede negociar.

No sé en que continuará esto la verdad, pero escribiré tal cual lo que suceda.

Luciana