Todos lo hemos pensado, pero nadie lo dice.

Hoy me quise suicidar.

No tardé mucho en llegar a la decisión. El cómo era la cuestión.

Desperté con un vacío inmenso. De repente te das cuenta que la has cajeteado demasiado y las consecuencias ya te alcanzaron. Eso me pasó hoy. Simplemente pasó.

¿Para qué hacerme güey más tiempo? Mi carrera no va a ningún lado, cada vez me traiciona más gente, un vacío me golpea la espalda, no tengo un clavo, cada día engordo más, me arrugo más… en fin, no me gusta mi vida ni vivirla ¿por qué tendría que dar más explicaciones?

Con una carta diciendo: No más…. y con eso les debe de bastar.

¿Estaré loca? Puede ser, alguien una vez me dijo que me faltaba litio en el cerebro. Obviamente esa persona no me quería mucho, o puede que sí, el punto es que tiene razón. No sé qué chingados sea litio, pero suena como que es muy importante y si me falta pues a lo mejor por eso me quiero suicidar.

Para suicidarte tienes que tener huevos, o estar ebrio, porque cuando pensé en una forma en la que me podría matar, sin quedar fea o pendeja, pues las opciones se redujeron un poco.

No crean que soy banal, es porque toda mi vida he cometido muchas locuras y tonterías, y por lo menos mi muerte la quiero elegante, de perdida que mi papá esté orgulloso el día de mi muerte.

Decidí pastillas. No tenía pastillas más que de emergencia, esta era una emergencia pero no una de esas.

Entré sigilosa y delicada cual gacela al cuarto de roomie (sí, tengo roomie a los treinta y dos años, ¿ven?). Mi roomie, siendo tan hipocondríaca seguro tenía muchas. Yo creo que no entré ni sigilosa ni delicada y menos como gacela porque mi roomie abrió los ojos justo cuando tomé su maletín de medicinas.

Me preguntó que llevaba ahí. Le dije que tenía gripa La tuve encima de mí todo el día dándome jarabe para la tos, y una cosa era segura, esa cochinada no me iba a matar.

Tuve otra idea. No comeré en días, eso seguro me mata y además, flaca. Dos pájaros de un tiro. No llegué ni al almuerzo y no solo eso, me tragué tres quesadillas con doble queso.

Ok, no podía fracasar también en esto. Tenía que lograrlo.

Ya sé lo que van a pensar. Eres más fracasada porque te quieres suicidar. Siempre te dicen que la vida vale la pena. Discúlpenme, pero yo he visto gente que solo viene a ser abono para la tierra. Y sí, suena feo, pero ¿no es mejor retirarse con gracia antes de súper cagarla?

Filósofos dedicaron su vida entera a descifrar el sentido de la vida ¿Lo lograron? No… Eso lo descubres hasta que estiras la pata.  ¿Y si nomás no soy feliz? Si realmente no hay vida en el más allá y esto se acaba cuando se acaba, o sea, cuando te petateas, pues ahí murió el misterio… y pues bendito Dios, ya no me fui al limbo ni al infierno.

Pero si hay más, si acaso hay más, pues ¿quién mejor que yo para explorar? Prefiero explorar por allá que quedarme acá.

No ha habido evolución en el ser humano. Ok, ya tenemos Iphones… uuuu… tenemos Facebook, uuuuuuyyyy… tenemos Snapchat, uuuuuuuuuuuuuuuuuuyyyyy…. Pero seguimos siendo los mismo pendejos desde el principio de los tiempos, ignorantes, sanguinarios y falsos.

No me pienso quedar a descubrir el hilo negro.

La tercera y última opción del día de hoy fue colgarme. Lo intenté con el tubo de la regadera del baño. Claro está que el tubo no aguantó mi peso. Rompí la taza y ahora debo más de tres mil pesos.

Pero esta lucha no ha terminado aquí. Porque mañana será otro hermoso día y mientras los imbéciles siguen tratando de entender el significado de su vida, yo encontraré formas de quitarme la mía.

TWITTER: @marcelecuona

INSTAGRAM: marce_lecuona

15128570_10157704659215332_2022588844_n

promocarrie