Cuestión de números

Es la tercera vez que trato de escribir este post. No es fácil sacar algo que tienes muy dentro de tu corazón.

Fue muy difícil tener los pantalones y decidir estudiar actuación. Soy una mujer robusta, alérgica al sol y no soy lo que se diría una mujer delgada.

Si claro, la gente que no estudia o no se dedica a esto, creen que exagero y me dicen que estoy delgada… pero hace poco me entere que cuando entre al CEA, la escuela de actuación de televisa, muchos compañeros se cuestionaron como me habían dejado entrar ahí, teniendo tanto “sobrepeso”. Es mas, una compañera, la cual no diré su nombre por que ya es famosa, me dijo una vez que debía cuidarme… que estaba a nada de ser obesa.

Pero sabemos de antemano que si te amas, lo que digan lo demás esta de más…

No habría problema si hubiera querido ser abogada o maestra, y sé que es parte del oficio… pero ¿qué pasa cuando tu cuerpo no da más??

Mido 1.68 y peso 62 kilos. Como dije antes, soy una mujer robusta pero estoy en excelente peso. Sanota la muchachona. Lo mínimo que puedo pesar son 58 kilos, y los he pesado, he estado prácticamente en los huesos y casi sin comer.

Un día le pregunte a una amiga, la cual tiene un cuerpazo y se dedica a lo mismo, que comía para estar así de buena. Me dijo: me la vivo en el gimnasio y no como. Esa es la verdad.

Cuando ves que una actriz pesa mucho menos de lo que mide algo ahí no esta bien. Personas como Angelina Jolie o como Jennifer Aniston que miden casi lo mismo que yo y que pesan diez o quince kilos menos… ¿Qué hacen estas mujeres para estar así de flacas?

El secreto es no comer.

Bueno, ya se cual es el precio que debo de pagar para estar en la carrera.

Siempre a dieta.

Pero todavía fantaseo con cuerpos voluptuosos como Marilyn Monroe. La mujer más sensual de la historia. ¡Media 1.65 y pesaba 63 kilos!

Mis amigas, las NO actrices, me ven y dicen que me veo hermosa. Las actrices me ven y dicen que estoy gorda. ¿Pero saben lo mas impresionante? Que si tú le dices a la más bella de mis amigas, a la más ejercitada y buenona que morirías por tener su cuerpo, ¿sabes que te contesta?:

¿De que hablas? Estoy gorda.

La eterna letanía de las mujeres. Un círculo vicioso por que nos encanta ser victimas. Pero es una realidad.

Hay mujeres que tienen tiroides, hay mujeres que son extremadamente chaparritas y por lo mismo se ven mas llenitas, hay mujeres muy chichonas que se ven gorditas, hay mujeres que simplemente hagan lo que hagan no pueden bajar los kilos ya establecidos. Lo único que puedo recomendar es el ejercicio.

¿Suena fácil? No.

Lo confieso. No me gusta mi cuerpo pero soy demasiado floja para hacer algo al respecto.

¿Otra confesión? Todos los días me paro en la báscula creyendo que un milagro me bajara de peso.

Hoy me desperté y otra maldita estría.

No es justo… a los hombres no les sale celulitis y las estrías los atacan poco en la vida.

¿Realmente cuantas mujeres estamos felices con nuestros cuerpos?, ¿las que se matan en el gimnasio son felices con ellos?

Mis ídolos, por las que quise ser actriz son Kate Winslet, Rachel Weiz y por supuesto Meryl Streep. Pero aquí en México estamos acostumbrados a otro tipo de actrices, a otro tipo de modelos a seguir.

Pero bueno, yo de lo que realmente quiero escribir es por que la insatisfacción de nuestros cuerpos.

Si uno quiere ejercitar el alma, va a la iglesia. Si uno quiere ejercitar la mente, lee. Si uno quiere ejercitar el cuerpo, va al gimnasio. Seamos honestos, a veces por más que hagas ejercicio la genética no fue buena contigo, ¿como amarme tal como soy si la sociedad puso unos estándares difíciles de cumplir?

No importa si eres actriz, ingeniera, escritora o estudiante… solo el 86% de mujeres en el mundo son felices con su cuerpo. Algo aquí no esta bien ¿Por qué tanta mujer insatisfecha?

Y por supuesto… si el blog trata de sexo más a mi favor… si tanta mujer no es feliz con el paquete que le toco ¿Cómo puedes esperar que se pavonee frente a su hombre con la luz prendida a la hora de tener sexo?

He estado equivocada todo este tiempo. El secreto no es el ejercicio, la comida o la falta de ella.

Es una pequeña y olvidada cosa llamada autoestima.

No importa como luzcas, no importa cuantas veces te operes, si no eres feliz con tu cuerpo, el templo que te toco para toda la vida, si no tienes autoestima así luzcas hermosa, serás siempre un monstruo. No te preocupes. Hay poca gente que lo tiene, así que ha trabajarle desde hoy, me incluyo, para poder recuperarla.

Bascula, ¡hoy te digo adiós!