Hola, ¿Cómo estas? ¿Estabas dormido? Perdón, de repente sentí la urgencia de hablar contigo.

Sí, otra vez te llamo peda, ya sé, pero no te preocupes… estoy consciente, mañana me acordaré.

¿Cómo va el trabajo? ¿Tienes mucho? No, en serio, cuéntame, sí quiero saber… Te llamo como una amiga, no como una ex.

No te enojes, sé que te molesta que te despierten, ¡Si lo sabré yo!

Porfa, no cambies tu tono de voz, no te molestes por favor.

¿Eres feliz sin mí? ¡Qué pregunta más tonta! No pregunto porque te ame, te pregunto para saber si estás sonriendo o si sigues durmiendo.

Bueno, te hablaré de mi, ¡Tengo trabajo nuevo! No es mucho, pero es suficiente. Sí, ya lo sé, nunca quisiste que fuera así, pero ve, bastaba con que confiaras un poquito en mí.

A lo mejor si me hubieras dado un poco de aliento, con demostrarme tantito afecto o decirme de vez en cuando que tenía talento.

No, no te enojes de nuevo, no es reclamo, es solo lo que siento.

Se me acabó el vodka, ¿me esperas un segundo?

No cuelgues, te juro no tardo, solo es vodka en las rocas, ni siquiera tengo que llenarlo.

¡Oye! Me dijeron que estás muy guapo. ¿Qué que viene al caso? Nada, nomás haciéndote la plática.

¿Qué crees? El otro día fui a la playa a la que fuimos juntos, ¿te acuerdas de ese viaje? Fue único.

¿Bueno? ¿Sigues ahí?

No quiero llorar te lo juro, ya sé que estas harto de mi, pero es que esto ha sido demasiado duro.

¿Y mi futuro? ¿Te acuerdas cuando nos conocimos?

Tu siempre callado, me dijiste te extraño a los dos días de conocernos. Sólo pensé “qué tipo más raro”. Pero no olvidaré tu sonrisa.

¡Sí! No me lo tienes que repetir, ya sé que eso quedó en el pasado.

Y, la pregunta obligada…

¿Cómo está ella? ¿La amas?

¿No se te hace curioso cómo la vida cambia tan rápido? Hace unos meses tú y yo seguíamos juntos,

Ahora, con ella compartes tus palabras y miradas. Pero no me voy a deprimir. Lo único que importa aquí, es que tú seas feliz.

A veces me gustaría cambiar el pasado, no hacerte enojar tanto, sólo dedicarme a hacerte sonreír.

Peleas tontas que teníamos, ¿recuerdas? Que si tu ex novia, que si los celos, que si no estábamos juntos éramos capaces de volarnos los sesos…

Extraño hacerte el amor.

¡Sí! Lo dije… cállate, ¡me vale!

Al fin no te tengo, ¿qué mas da? Lo que daría por uno de tus besos.

Ya, olvídalo, te vas a empezar a enojar. Siempre a la defensiva conmigo. Siempre viviendo dormido.

¿Quieres pretender que nunca existimos?

Adelante…

¡Salúd por tu amnesia!

¡Carajo! Se me cayó el vodka en la mesa…

Hay palabras que nunca se deben de decir,

Sí, no te preocupes, ya me voy a despedir.

Sólo quisiera que un día me miraras como me viste en el ayer.

Adiós…

Oye, y gracias por escucharme,

Como una amiga y no como una ex…-

 

 

TWITTER: @marcelecuona

INSTAGRAM: marce_lecuona