Esa luz incandescente que soy
Soy eso que vibra en tu interior
El tiempo no existe
Un pestañeo es lo mismo que la eternidad
Soy eso que te hace llorar en la sobriedad
Lo mismo si es de día o de noche
Tu ojo semeja el universo
Y aún te preguntas si estás sola
No, no lo estás.

Eres todo.
Has pasado por todo ser vivo
No te acuerdas porque eres yo con amnesia
¿Querías saber la verdad?
Aquí está:
Tu alma que es la mía
Que ha vivido millones de vidas
Está en tu cuerpo ahora
Porque es la que más me gusta.
Marcela, tú lo sabes.
Te di la mejor historia, pues tú la escribiste.
Sientes todo, por eso el miedo a tu locura.
Te di el abandono, el abuso, la carencia, pero también el amor,
La naturaleza, las posibilidades para que pasaras todas las emociones y escribas.
De hecho,
No te lo di yo…
Te lo diste tú, ¿te acuerdas?
Lo sabes cuando vives una emoción extrema de felicidad
O cuando quieres morir de tristeza.
¡Querer morir es estar vivo!
¿Te crees lo suficiente soberbia para sentirte Dios? ¿El universo?
¿El todo?
Quítala, pues también eres nada, polvo, negro.
Eres lo que odias; el anhelo, el suspiro, el aferre, el silencio.
Eres sexo, eres sueños, lágrimas, células, eres segundos, eres el siempre.
Lo eres todo y eres nada.
Eres ese momento que naciste, pero serás esa Marcela cuando mueras con arrepentimiento por no disfrutar, con añoranza porque viviste tanto, con tristeza porque te darás cuenta que respirar lo era todo,
Que nos dimos panoramas,
Situaciones, romance con hombres, amor de amigas, de familia, desamores, momentos inolvidables que se van a olvidar cuando la última persona que te conozca muera, pero sobre todo, en tu último respiro, descansarás la mente que tanto problema te dio.
No, no estabas loca, cuando tu cerebro se apague, morirá con tu ego.
Existirás conmigo, con el todo, con el nada, con el nirvana.
Un ciclo, el infinito.
Te di esta información porque la tenías que escribir, pero también estás letras se desvanecerán.
Un día, no habrán más historias, más conocimiento, más lengua.
Un día sin horas, sin semanas, sin tiempo, todos serán yo, tú, nosotros.
¿Querías conocer el misterio de la manzana del saber?
Eres hermosa, pero fea, luz, oscuridad, no temas a lo negro. Abrázalo con sabor a sal por las gotas de agua que salgan de tus ojos al temblar.
Eres, hoy existes, con tu edad, tu vejez, tu certeza, tu ignorancia, tu inquietud, tu envidia, tu bondad, tu ser tan vulnerable, ¿por qué el miedo? Eres yo.
Y yo soy el Diablo y Dios.
¿Querías conocer el blanco? Conoce el negro.
Lo sabes, está en ti como en todo ser vivo, en las estrellas, el universo, tus huellas digitales, en un animal, en las marcas que hay en la tierra.
Ama hasta las personas que odias, pues ese es el reto de la humanidad, compasión, empatía, integridad del ser.
¡Qué confuso para la mente humana! Pero lo es.
Eres creadora, universo, tú decides, pero nunca olvides lo más esencial,
Lo único que vale la pena, MARCELA, lo único que te pertenece y a lo que te debes aferrar es
Aquí y Ahora.

 

TWITTER: @marcelecuona

INSTAGRAM: marce_lecuona