A veces solo basta verte la cara para que me ponga de malas. De verdad que eres nefasta. ¿Sí entiendes el significado de gimnasio? No puede ser que estés soltera, sin hijos, no pasas de los treinta y cinco y estés repleta de celulitis, de estrías, con los brazos de señora de ochenta. ¿No te das asco? Siento pena por ti, nadie se deja de esa manera.

Aparte del hecho que al despertar siempre te huele la boca de tanto fumar, ¿sabes que un millón de personas mueren al año por el cigarro? Eso sin contar que tomas alcohol al grado que he pensado hacerte una intervención para refundirte en rehabilitación. ¿Cuántas pendejadas no has hecho por estar ahogada? Deja el tener sexo sin condón con algún desconocido, eso es lo de menos; has perdido trabajos, y si te has presentado, lo has hecho con una cara de desorientada que solo dan ganas de ponerte una cruz encima y apostar entre todos el día que no vas a despertar más.

¿Qué me dices de las malas decisiones que has tomado? Es que pareciera que yo soy la perra y que me la paso señalándote, pero seamos sinceras, no hay persona que haya tomado peores decisiones que tú. ¿Cuántas veces no te aconsejé… no te acuestes con ese pendejo, no te quiere? O cuando te pedí de favor que no dejaras al hombre que de verdad te amaba.

¿Te acuerdas cuando te pedí que no perdieras el tiempo? ¿Qué te pusieras a estudiar? Preferiste trabajar en un lugar horrible para pagar tus pedas. Te creías muy grande, muy independiente y solo eras una sombra. Te juntabas con la peor gente, nunca te vi hacer peores cosas que las que hiciste en esa época. No sé cómo no te da pena recordarlo o platicarlo. Como el día que te sacaron de un after por estar más drogada que cualquiera. No es de presumir, es de callártelo maldita inconsciente.

¡Cómo has llorado! Había días que no podía más con tus lloriqueos, es como si tu sola trajeras en automático una nube gris con tus dramas. Que si la vida, que si Dios, que si tus padres, que si tus ex novios, que si el pasado… todos tenían la culpa menos tú. De hecho hay días que aunque no me lo digas o no lo demuestres, quieres seguir echándole la culpa a los demás de tus desgracias. Madura mi reina, neta.

Ni siquiera eres congruente en cuanto si existe Dios o no. Si eso no lo sabes, que es obvio, ¿Cómo chingados vas a saber quién eres tú?

En cuanto a los hombres, bueno, solo tú tienes la culpa que te hayan tratado tan mal. ¿Quién carajos ha permitido lo que tú has permitido? ¿Qué no tienes dignidad? ¿Recuerdas cuando un ex novio, después de horas de ruegos, te dijo que regresaba contigo solo si te metías al gimnasio porque ya estabas muy gorda? ¿Cuántas veces te han puesto el cuerno? Y cuando te topas a un buen hombre, crees que todos son iguales y los mides con la misma regla.

¿Quieres ser mujer? Escoge como mujer, no como niña.

Tú crees que soy dura contigo, pero en realidad, trato de ser lo más sincera y parcial porque alguien te tiene que decir las cosas y al parecer todos te temen o les vales madres. Soy la única que te quiere (y tu familia, claro, pero, como buen ser humano, a esos no les haces caso.)

Estoy hasta la madre de tus miedos e inseguridades, ¿no crees poder por pendeja, por gorda o por fea? ¡Mi reina muévete! Lee, aprende, ejercítate, pero sobre todo, amate carajo.

¿Cómo todos ven en ti lo que tú no ves? ¿Qué quieres? ¿Estar a punto de morir para que te des cuenta que tu vida es preciosa? ¿Qué lo tienes todo porque te tienes a ti?

Te amo, pero tienes que despertar.

Así que Marce, como diríamos en secundaria, vales oro, nunca cambies, te adoro, vales mil.

BFF.

P.D. También eres una chingona, creo que, como buenas amigas, a veces solo quisiera tener tu fuerza, ser como tú.

TWITTER: @marcelecuona

INSTAGRAM: marce_lecuona

Marsw4

promocarrie