header-promo-block
Luz Ramos

ALIENTOS.

Mi madre toda mi vida me ha llenado de buenos consejos; cálidas palabras, motivadoras frases de personas que en su vida conoció. Ya saben a qué me refiero: Tú eres una gran niña Luz, no permitas que nadie nunca te haga menos, vales mucho, todo lo que sueñes o te propongas lo puedes lograr si luchas por conseguirlo con el corazón.Leer post completo

Luz Ramos

ESA LOLA.

Me la topé por casualidad en el Facebook, que poco original, lo sé, pero así fue. En cuanto la vi dije: ¡Qué linda es! Vi que buscaba un lugar donde vivir y pensé: ¿Por qué no? Mandé mensaje para ofrecer mi departamento, acababa de aceptar mi soltería, así que ya podía compartir mi vida con alguien más. No, no piensen mal, hablo de amistad.Leer post completo

Marcela Lecuona

LA GATA.

¡Gata maldita lisiada! Términos muy femeninos. ¿Insultamos a otras mujeres por envidia, complejo o porque se lo merecen? ¿Por qué decirle “gata” a alguien es tan despectivo? Yo les diré por qué.Leer post completo

Luz Ramos

TODO A SU TIEMPO.

Todo en la vida tiene pros y contras, la mayoría del tiempo nos quejamos de lo que tenemos y de lo que no, deseamos cosas y cuando se nos cumplen, deseamos que jamás se hubieran realizado o no en ese momento, el punto es que nunca nos damos gusto ni a nosotros mismos.Leer post completo

Marcela Lecuona

VIVIR EN PAREJA APESTA.

No sé qué es lo fabuloso de tener pareja, aun no lo descubro; se me acabaron mis Domingos de ver series en pijama, mis ligues de una noche cada fin de semana, la sonrisa de un inesperado mensaje a las tres de la mañana y mis interminables cafés con mis amigas entre semana.Leer post completo

Marcela Lecuona

LAS MUJERES VIEJAS, GORDAS Y AMARGADAS.

Cuando una es mujer, nomás no puede envejecer, está prohibido por los dioses. Cuidado que te salgan canas, que tengas arrugas, celulitis, estrías, subas de peso, se te caigan las glándulas mamarias (las chichis pues), que tengas pecas en las manos, varices, cuello de tortuga, en fin, en esta sociedad está cancelado que una mujer se vea o sea vieja. Y si pasas los treinta años y no estás casada, o los treinta y cinco y no tienes hijos, considérate leprosa.Leer post completo

promocarrie
Close