Nancy Villaló

CON MIEDO A AMAR.

Gabriela se aferra con las manos a su taza de café caliente como si se tratara de la puerta de un refugio, lleva dos horas sin moverse de su sillón favorito, no habla, su mirada está fija en un punto que no existe; nunca imaginó que esa inofensiva salida al cine se transformaría en una petición de mano.Leer post completo

Close