Cuando creas que no puedes seguir, cuando tengas ganas de llorar, que se te atragante la desesperación y la soledad, te regalo la luna.

Ese momento de la mañana, cuando te des cuenta que el mundo es cruel, mientras miras la televisión y tomas café, te regalo la luna.

Cuando te hagas de comer para ver una serie un sábado en la noche, y te des cuenta que un plato no llena y necesites un roce, te regalo la luna.

Cuando tomes alcohol, pero no sepas para que brindar o que celebrar, yo estaré ahí deseándote dulce ebriedad y te regalaré la luna.

El instante en el que te guste alguien más, te vuelvas a enamorar, surja una posibilidad, te regalaré la luna.

Cuando toques otra piel, sientas una desconocida alma, vacíes tu ser en una nueva esperanza y sonrías a esa amigable cara, te regalo la luna.

Por esos años de amistad, compañerismo, amor, llantos, desesperación, peleas, por esas veces que no me escuchaste, que no quise razonar, por esos momentos de tristeza, de tus traiciones y de absoluta felicidad, te regalo la luna.

Cuando pienses en mí, me extrañes y desees hablarme, pero tu orgullo no te deje, cuando la gente pregunte por mí y digas mentiras para renunciar al amor que mereces, te regalo la luna.

Cuando te den ese mérito laboral que tanto sueñas con ambición, cuando seas famoso a costa de lo que sea, cuando te acuerdes quién estuvo y quién te apoyó, te regalo la luna.

Cuanto te des cuenta que lo tenías todo y lo dejaste ir sin saber por qué, te regalo la luna.

Cuando veas de frente a la gente que tanto daño te hizo, a ti, a mí, a lo nuestro, a esos “amigos”, y los abraces y beses, te regalo la luna.

Cuando encuentres la felicidad que tanto buscas, te regalo la luna, porque ese será el motivo y razón de todo esto; no sé cuántas lunas vivas, mi querido compañero, pero cada una, en todas las noches de tu vida, son tuyas.

Porque alguien que amé tanto merece el regalo más dulce, grande y diferente… y yo estaré en algún otro lado, buscando mi felicidad,

mientras observo la luna.

 

 

TWITTER: @marcelecuona 

INSTAGRAM: marce_lecuona