Marcela Lecuona

LA BORRACHA VIOLADA

Hace poco escuché un comentario sobre que yo era una “borracha violada” y días después, un hombre dejó un comentario que decía que yo reaccionaba (o sobre reaccionaba) a todo porque fui violada. Es curioso como en la misma semana me llamaron violada, como un insulto. Las mujeres agredidas sexualmente, por lo regular, sentimos culpa: “Yo traía ese vestido”, “Yo fui a esa fiesta” “yo suspiré frente a ese hombre, me lo merecía”.Leer post completo

Marcela Lecuona

UNA PEDA CON DIOS

Mariana a las diez de la noche con una botella de vino, una cajetilla de Marlboro light y muchas lágrimas en su haber. Muy al estilo Bridget Jones, pero eso sí, con los labios pintados de rojo. Mariana ya pasó sus treinta, pero no deja de ser esa adolescente que cree en el amor. Está molesta, triste, está pasando por esta fase llamada: Desamor.Leer post completo

Close