Abrí los ojos, estuvimos la noche juntos, cedí… no puedo volver atrás, ya solo queda esperar.

Volteo y veo que aun sigues dormido, esa paz que transmites aplica con sonidos. Medito… ¿acaso realmente estás conmigo?

¿Cómo saber si me amas o si solo fue sexo fortuito?

¿Cómo entrar a tu mente y saber que algún día estarás conmigo?

Porque, eres amable con todos, un gesto amable conmigo no quiere decir que tendremos una relación al hilo, solo significa que tuviste una buena madre y que por lo tanto ahora eres un buen hijo.

Hay días en los que eres el más amoroso, me haces de cenar, me cuidas por las noches, me curas la enfermedad… pero cuando pasa el peligro… olvidas que existo. Pones un muro, no hablas, no ríes, no dejas que te toque; el cuarto se vuelve un martirio.

Te oigo roncar, ese sonido me vuelve a arrullar.

No quiero que despiertes, cuando estas dormido es cuando eres mío, te beso, te acaricio, no hay nada que te despierte, en ese momento pareces un niño.

Me da miedo saber cómo serás al despertar, ahora que ya lo hicimos me da pánico saber si me vas a extrañar.

¿Fue para ti algo real?

¿Me vas a llamar?

Que afán de las mujeres de ponerle a todo etiqueta, ¿Por qué no solo vivimos y nos acostamos con cualquiera? ¿Por qué no ser como ellos que ven a una, y a otra, y a miles… y todas son hermosas?

Si fuera por ellos a todas las harían sus esposas.

No, nosotras no, nosotras nos acostamos con alguien y entregamos el corazón, no hay hombre igual, no hay nadie mejor. Nos puede pisotear, restregar a otra, no darnos nuestro lugar… pero es el, siempre será el… hasta que nuestro corazón se cansa, y si no nos valora, seguimos con nuestra causa.

Encontrar al que sea bueno suficiente para ese papel.

Yo creo que los hombres no saben cuántas interrogantes pasan por nuestra cabeza antes de meternos a la cama con ellos… un examen de química es sencillo a comparación. Nada, ninguna materia, ningún tema, le gana a la pregunta mayor: ¿Encontraré el amor?

Y a esta pregunta… hay variantes: ¿Me tomará en serio? ¿Saldrá con otras? ¿Me abrazará después de hacerlo? ¿Será el príncipe que tanto anhelo?

Te mueves, ya vas a despertar… espera, no abras los ojos, dame unos minutos más para pensar.

Me paro rápido de la cama, me lavo la cara, me veo al espejo, me quito las lagañas, me peino los pelos, quiero estar producida pero que me vea naturalmente bella, quiero que despiertes y que me digas que no hay princesa más hermosa en esta tierra.

Me acuesto de nuevo ¿volverás a llamarme después de esta noche? ¿Tendremos una historia de amor extraordinaria? ¿Me harás café como me gusta todas las mañanas? ¿Volveré a sentir tu piel? ¿Alguna vez me dirás que no puedes vivir sin mí ser?

Tantas preguntas, esto es lo que se siente estar viva, mariposas en la panza, corazón que palpita, me muero de impaciencia, pasa el tiempo y me sigo enamorando como una quinceañera…

Yo solo quiero que me veas perfecta, que quieras pasar todas las noches junto a mí, que veas en mi lo que en ninguna otra, quiero por siempre hacerte sonreír.

Despiertas y me ves con esos ojos grandes que tienes…

Se, ahí viene, ¿me va a decir que está enamorado? ¿Qué me quede más tiempo? ¿Qué quisieras que este momento fuera eterno?

Te ríes y me dices:

“Ayer dormida te echaste un pedo.”

¡FUCK! Yo y mis gases tenían que arruinar todo, adiós amor, adiós historia, después de eso ya no querrá saber de mí y me borrará de su memoria.

Me abrazas y me acuestas en tu pecho.

¡Dios! ¿Y ahora? ¿Qué significa eso?

Las mujeres y nuestras preguntas…

¿Y si dejo de preguntar y empiezo a vivir… no saldré de la duda?

 

(Si tú como Mimosa, tienes una historia que contar, mándamela a mi mail mamipa84@hotmail.com y pon de título POST. Pon tu nombre y una foto para que se promueva el post y si tu historia es buena la subiré al blog, serás mimosa por un día… ¿Te atreves a salir en el blog? ¿Te atreves a que te lean nuestros 20 mil lectores al mes? ¡Haz la diferencia y mándame tu material! Yo me encargo de lo demás. MIMOSA MARCE)

 

@marcelecuona

 

Marcela 3