Hoy he decidido ser feliz.

Levantarme más temprano, hacer una hora de ejercicio, desayunar, escribir más. Hoy he decidido hacer tiempo para mí. Ser mi mejor amiga, mi cómplice, mi querida. Escuchar música que me gusta, ver películas que me apasionan, leer libros que jamás me he atrevido a abrir. Hoy he decidido ser feliz.

Juntarme con gente que me quiera, en mis reuniones solo esa gente será bienvenida. No tolerar más hipocresías, ser fiel a mis pensamientos, hacer club de exclusividad con personas que me hacen sentir bien. No habrán más groserías para mí; nadie me llamará “gorda”, nada de hacerme menos por fin. Hoy he decidido ser feliz.

Amaré sin recelos. Haré historias de amor sin fantasmas truculentos, sin mentiras, celos. Amaré a cada persona que cruce por mi camino con la condición de ser sinceros, leales. Tomaré la mano del que me asegure cuidarme y yo daré lo que prometí. Hoy he decidido ser feliz.

Prometo madurar. Ser más mujer y menos niña. Hay realidades que debo afrontar, dejar de vivir en un castillo de aire. Las fantasías no son para las personas de mi edad. Liberaré deudas, monetarias y de karmas, seré más formal, menos irreverente, pero nunca dejaré de sorprenderme porque la vida no me deja de exigir. Hoy he decidido ser feliz.

Viviré y trabajaré solo para viajar. Para conocer nuevos lugares, para no aferrarme, dejarme ir. No solo quiero sobrevivir, quiero sentir. Estoy lista para volver a nacer, para morir. Hoy he decidido ser feliz.

No tolerar que me lastimen, solo lloraré cuando algo feliz me pase. Nunca le daré el control de mi vida a personas que ni siquiera me quieran, porque si así fuera, no me harían más que sonreír. Que la incertidumbre me escude, no más sufrir por sufrir. Hoy he decidido ser feliz.

Trabajar porque nada se me dará gratis, no criticar ni fijarme en los demás, ni siquiera al insípido gobierno que enmudece a mi país. Haré lo mío, fijaré metas, cumpliré con hacienda, escribiré hasta quemarme los dedos. Darle un poco a la vida de lo que me ha dado a mí. Retribuir. Hoy he decidido ser feliz.

Ayudar a los que se me acerquen; ya sea por una moneda, una cena, unas palabras de aliento. Darle una sonrisa a un desconocido, abrazar un alma triste, limpiar las lágrimas de un amigo. Descongelar el mundo a mí alrededor. La cínica se va a despedir. Hoy he decidido ser feliz.

No tener miedos; al fracaso, a la muerte, a la falta de cariño, a mi falta de talento, a quedarme sola. Si quiero ser plena, debo ceder. No habrá medias tintas, ni esfuerzos a medias. Cumplir las metas y decidir. Hoy he decidido ser feliz.

Dejar ir para poder recibir. Abrazarme todas las noches, besarme, decirme que todo va a estar bien. Ser dueña de mis noches. De mis amaneceres, conmigo coincidir.

Hoy decidí escribir esto para leerlo todos los días pues hoy voy a ser feliz. El comienzo de todo es dejar de evadir, cumplirme a mí.

 

TWITTER: @marcelecuona

INSTAGRAM: marce_lecuona

516