tres bodas y un funeral

En esta época en la que el romanticismo es nulo, ya no existen serenatas, ni flores ni Pedros Infantes, una tiene que evolucionar o morir.

Antes, en la época de mis abuelos y hasta de mis padres, el término existente más liberal en cuanto a parejas era: Amante.

Con el paso de las décadas no solo cambiaron las personas en cuanto al sexo o la libertad de esto, si no también cambiaron los términos.

Estos términos siempre han sido muuuuy convenientes para los hombres porque así no tienen que comprometerse en lo absoluto, y ahí anda una… regalando la leche sin que el otro pague la vaca… No mimosas no no y no.

Pero también hay una realidad, hay momentos en la vida en los que una mujer no quiere tener novio (Si, sé que es un poco mentira PORQUE TOOOODAS QUEREMOS NOVIO EN EL FONDO) pero supongamos que no vamos a escoger a cualquier douchebag, si no que vamos a ser selectivas muchachitas.

Así que, en esos espacios sin novio, porque estamos siendo SELECTIVAS, necesitamos al que nos lleve al cine, un café o hasta tener difference sin tener compromiso alguno.

Hay tres clases de “compromisos light”

EL FREE: El aminovio. El free solo podrá ser un amigo con derechos. Así que puedes besarlo o hasta acostarte con él. Siempre será tu amigo pero no pidas más… él sabe todo de tu vida y tú de la suya y cuando tienes novio, respeta y no se busca, pero cuando una regresa a estar soltera… Free vengache pa´aca.

EL FUCKBUDDIE: Este no es tu amigo, ni sabes a que se dedica ni te interesa. Un día hubo química y ya. Un fuckbuddie no puede ser tu hombre a futuro. No te ilusiones de alguien que solo conoces en la cama. Mientras estés en sequía, (todas hemos estado en temporadas de vacas flacas) un fuckbuddie es buena opción. No tienes ni porque saber su dirección.

EL GADGET: Un nuevo termino inventado por su servidora. Se refiere a los hombres que conoces y  que estas en descubrimiento si es para novio, free, fuckbuddie o nada. El gadget es algo nuevo, que nadie tiene más que tú y que estas como niña chiquita con juguete debajo del árbol de navidad.

Cuidado, como en todo en los aspectos del amor, hay reglas para los gadgets. Mujeres, no intenten esto en casa que pueden ser lastimadas.

Si quieres tener gadget, hay cosas que debes saber… muchas veces salimos con gadgets y andamos pensando que somos las novias.

No mimosas, no.

Si el sujeto no ha dicho la frase famosa y hermosa a nuestros oídos: ¿Quieres ser mi novia?, si no ha salido de sus labios, querida amiga… eres un gadget.

Un gadget no puede decir cosas como te quiero, te extraño, quiero que conozcas a mis padres, me haces falta… y todas esas cosas que nosotras, como princesas que somos, merecemos decir y oír.

Un gadget puede decir me encantas, me fascinas, estas guapísimo, che bizcochito, pasa por mi ahora que quiero darte unos besotes…

Un gadget no tiene por qué celarte. Ni tú a él. Un gadget no exige… pide. Recordemos que ser gadget es el proceso para ver si eres buen material para novia, no saques lo intensa ni loca hasta que el tipo este enamoradísimo de ti.

Yo siempre aplico la misma, al principio les digo que soy cero celosa, nada intensa… “¿Loca? ¿Yo?…. ¡Nahhh! ¿Qué te besaste en una peda hace años con tu mejor amiga? ¿Qué si me molesta? En lo absoluto… de hecho me cae increíble…” y luego, cuando menos se lo esperan, ya están enamoradotes y ¡tómala! Despierta la loca.

Ellos siempre nos ponen apodos cuando no somos las novias oficiales. Me explicare mejor, un hombre nos llama vieja, nalga, pompi… ¿Y nosotras? El futuro padre de mis hijos.

Esto es un poco triste, chistoso también un poco, pero más triste… ¿Por qué con cada hombre con el que salimos pensamos que va a acabar siendo el padre de nuestras criaturas sin nacer?

No, hagamos lo mismo que ellos, cuando piensas que es un gadget te clavas menos y lo tomas menos serio. Si el tipo demuestra que vale la pena y terminan siendo novios, que mejor… pero si no, ya no estas bajoneada por tener expectativas tan altas.

El día que pensemos como ellos nuestra existencia será más sencilla… digo, jamás serán tan fabulosos como nosotras, pero copiemos lo positivo.

Al fin que lo bueno de ser mujer… es que no somos hombres muajaja.

 

@marcelecuona

Marcela1