Ella tomó un respiro. No podía creer que estaba en medio de aquello. Era la única de muchas por venir, sabía que historia se iba a hacer, que poemas sobre ella se iban a recitar, varias cosas estaban por cambiar.

Era la primera de la humanidad.

Trató de moverse pero se dio cuenta que estaba sujetada de raíz. Dios trató de calmarla:

– ¿Por qué quieres moverte de donde estás? ¿Acaso no te gusta el lugar que te di?

–  Si Dios, claro que me gusta, pero quisiera ser más, dame la oportunidad.

–  Pero serás musa, música, rima, poesía ¿No quieres ser belleza por sobre todas las cosas?

–  No Dios, yo quiero tener alma. Quiero ser más que una fachada.

Dios la miró con recelo, dio la media vuelta y gritando dijo…”Acuérdate de donde veniste, ese es el papel que te di  y es el que deberás de cumplir.”

Se observó detenidamente, era de un color rosado, un rosa pálido… “A mí nadie me va a decir que hacer, ni siquiera él” pensó temblando. No podía culpar al aire, era obvio que moría de miedo, ahora que tenía la vida no quería perderla.

Vio al hombre acercarse,  Adán, el inicio de ellos, no podía pasar toda una eternidad con él, simplemente no, las tardes eran infinitas, las noches vacías.

Dios lo hizo a propósito, pedirme que sea bonita y buena, su mitad completa, porque sabía que no podría, él lo sabe todo, él no me hizo así nada más porque sí. ¿Cómo voy a pasar una vida inmortal con Adán? ¡Yo quiero más!

“Dios, perdóname por lo que estoy a punto de hacer, pero quiero ser humana, cometer errores, saborear sabores. No quiero ser etérea, ni vivir por siempre, quiero tener el tiempo contado, conocer la muerte…

Sé que quisieras lo mismo, palabra en perfección, no sé si nos creaste o no, pero sé que darías lo que fuera por un día ser humano y venir a jugar a la tierra.”

Dios sonrió desde arriba.

¡Adiós padre mío! ¡Nos vemos cuando muera!

–          ¡Adán! ¡Ven! ¿Ves este arbusto? ¿Ves este árbol? Ven Adán, no tengas miedo… corta mi tallo…

Peligrosa, bella y espinosa… ya no recuerda si nació siendo mujer o  siendo una rosa.

 

(Si tú como Mimosa, tienes una historia que contar, mándamela a mi mail mamipa84@hotmail.com y pon de título POST. Pon tu nombre y una foto para que se promueva el post y si tu historia es buena la subiré al blog, serás mimosa por un día… ¿Te atreves a salir en el blog? ¿Te atreves a que te lean nuestros 20 mil lectores al mes? ¡Haz la diferencia y mándame tu material! Yo me encargo de lo demás. MIMOSA MARCE)

 

@marcelecuona

 

_DSC0316