Creo que me gustas (o del mariposeo estomacal) o no sé qué sea pero hoy me daban ganas de escribir sin pensar, escribir lo que me pasa cuando estoy contigo, cuando alguien me gusta, me da pena pero así es, punto.

Poco me importa de dónde proviene mi educación emocional. Sólo sé lo que siento y no lo puedo evitar.

Siento ganas de tener un amor alucinante.

Que sin moverme de ésta silla, me lleve más lejos que nunca.

Me imagino gritándote más fuerte de lo que mi voz aguanta.

Nos imagino compartiendo un secreto que nadie más entiende.

Nos imagino compartiendo la misma hamburguesa, mi catsup es tu catsup.

Nos imagino descalzos.

Me imagino bailando contigo en ése prom gringo de sueño que nunca tuve. Perfecto.

Me imagino tantas cosas…

Escenarios de vidas paralelas, así nunca se hagan realidad, sé que fueron reales en mi mente.

Sonrío y me pongo roja, la transparencia de mi piel se exalta y me delata.

Una palabra contiene toda una conversación.

Y que te digo de las miradas…las miradas. Un hilo que atraviesa corazón y entrañas, pero sabe dulce, yo pienso que como a Coca con vainilla.

Tu olor es excepcional, quiero que me dure para siempre, como ésos chicles deliciosos que nunca quieres que pierdan el sabor.

Quiero una eternidad en una ciudad que ni sé pronunciar.

Poco me importa si alguien entiende, sólo sé que estás tú, lejos o cerca, pero estás tú, en mi mente o en la realidad, pero estás tú.

Me arreglo por ti, quiero ser ésa que nunca olvidas en las películas, la que se roba el show.

Casi ni parpadeo, me quedo quieta, cualquiera pensaría que nada me está pasando, he logrado pasar desapercibida y creo que así lo disfruto más.

No sé cuánto tiempo queda, pero por ahora, me gustas.

 

Luciana