Siempre he creído que el mejor estado del ser humano es cuando estás enamorado; cambias de energía, de mirada, de manera de vestir (es querer a diario conquistar). Hay un fenómeno raro, que en lo personal siempre he comprobado: Cuando estás en pareja, sobre todo al principio, cuando todo es felicidad y cursilerías, sí, cuando hasta subes de peso porque todo son comidas, cenas, películas y días de no salir de casa, o sea la mejor parte del noviazgo como quien dice, justo cuando pasa todo eso, es cuando aparecen todas esas personitas que en algún momento tú quisiste conocer y que por supuesto nunca te pelaron, o que de repente tienes el pegue que tanto habías buscado tener y pues ni hablar, tú ya estás en una relación.

Y bueno, tengo que decir que estar soltera tiene su gracia, sobre todo cuando pasas esa etapa horrenda en la que buscas por donde sea conocer a alguien, cuando  le pides a todos tus amigos que te presenten a algún amigo, primo, pariente lejano, cuando pasas horas en Instagram y Facebook mandado solicitudes de amistad o siguiendo a seres que según tú podrían ser buenos candidatos ¡Aja!

En este momento de mi vida sí estoy disfrutando de mi soltería, haciendo con mi tiempo lo que solo yo quiero hacer, sin preguntar o avisar absolutamente a nadie por obligación, dándome la oportunidad de enamorarme de mi misma, disfrutando de mis amigos y de mi tiempo, valorándome cada día más y con la clara idea de que para estar bien con alguien primero necesitas estar bien tú, y así, seguramente, llegará el amor el de verdad y no esos que por soledad, creemos que en su momento lo son.

TWITTER: @anahifraserr

INSTAGRAM: anahifraser

Anahiw5