Ya quedo claro que estoy enamorada, pero no nos hagamos tontas, no me llamaría Marcela “Paquita la del barrio” Lecuona si no los odiara, y no sería esto Mimosas para Desayunar si todo fuera amor y miel sobre hojuelas.

Mi novio es como cualquier garabato con carne colgando, nefasto. Así que tener novio está sobrevalorado. Es lindo tener un Domingo acostada con el novio con las piernas hechas un rollo, pero no es agradable que el susodicho se eche un pedo en el mientras tanto.

Así que si tú, mi Mimosa solterona, te desvives por tener galán de planta, te tengo noticias, hay cosas nefastas que los hombres hacen aunque sea novio, galán o prospecto. Y para las que ya tenemos, ¡Dios nos agarre amparadas!

Los hombres dicen todo el tiempo que las mujeres estamos locas, hormonales, que nadie nos entiende, que engordamos en la relación, pero nadie habla de lo que hacen ellos. Aquí la lista de las nefasteces de los hombres, investigación oficial de Mimosas para Desayunar.

  1. Sus problemas intestinarios. Me inventé la palabra intestinarios para no decir gases y pedos, no quiero sonar prosaica. ¿Qué onda con esos pedos? Dice mi suegra que cuando una es novia, hasta el pedo del novio te suena y huele bonito, pero que con los años eso se vuelve intolerable. Lástima que no le pude contar a mi querida suegra que una vez, con un ex novio, haciéndole un pequeño y romántico blow (me bajé pa’ los chescos), sentí una brisa tipo la Rosa de Guadalupe. Cuando le pregunté ¿Qué rayos fue eso? Me dijo apenado que lo sentía mucho. Yo lo sentía más, pues no me iba a bajar ni por los chescos ni por un cofre de oro nunca más. Adiós Blows. Aunque sean garabatos con carne colgando, no tienen derecho que aplicarnos la cámara de gas. Si el muchachito te gasea, no le aflojes en una semana. O dos días… ¿tú que culpa?

 

  1. Su ex novia. Los hombres son súper alivianados, por eso no son viejas. Ellos pueden ser amigos de la mujer que les rompió el corazón sin problemas, pero ¡Oh Dios! Nosotras, las nuevas novias, ¿Por qué tenemos que soportar eso? Mi ahora novio se llevaba mucho con su ex novia Argentina, al grado que no quería que yo subiera fotos de nosotros a ninguna red social para no lastimarla. En el momento que yo ya estaba enamorada, me puse a pensar porque permitía que me tratara así. Yo pensaba en él, él pensaba en la ex novia, y ¿Quién pensaba en mí? Nadie. Tomé mi bolsa y le dije que ahí se terminaba, o cortaba la relación con la susodicha o a mí no me volvía a ver. Ganó él. Y digo que ganó porque me escogió, ¡Bien hecho campeón!

 

  1. La necrofilia. ¿Qué onda con los garabatos de carne colgando y su miembros erectus al salir los primeros rayos del alba? Mi novio recibe el primer calor de la mañana (a las seis a.m.) y ya quiere penetration; aplica cucharita, caricias y ahí está una, con lagaña y despeinada, tratando de quitarte al animalote de encima. Hay veces que mi novio persevera y me despierto con actitud, pero hay otras que no hay manera de despertarme y aplica la necrofilia, muerta o despierta, ahí te voy. No hay romance alguno, solo quieren descargar, pero en las noches que una anda cachonda, el hombre muere de cansancio. (Es raro que te digan que no en cuanto a sexo se refiere, pero si lo hace, solo sería por tres opciones: Ya lo hicieron con otra, tienen ganas de hacer pipí, tienen ganas de hacer del dos… así de simples son).

 

 

  1. Los celos. Mis amigas solteras pueden hacer lo que quieran, no piden permisos, son las más divertidas y con las vidas más excitantes. Cuando yo ya no sé de qué fregados hablar en Mimosas, les invito un café y llevo mi libreta para anotar todo. Porque hay otras con novios que dan una tristeza… El ex novio que me inspiró a escribir Mimosas no me dejaba salir ni por un agua a la tiendita de la esquina. Si me hablaba y yo no estaba en mi casa, me colgaba y se me desaparecía todo el fin de semana. Porque, seamos realistas, los garabatos con carne colgando tampoco son estúpidos. Los hombres que te cortan tu libertad, los que no te dejan expresarte o no te dejan ser como eres… si crees que debes fingir, ser alguien que no eres… no eres ni la duquesa ni la carretonera, eres tú, y el hombre que te amé lo hará sobre todas las cosas. Nosotras sí los podemos celar. Punto.

 

  1. Los mirones. Me da una pena terrible cuando camino y un hombre junto a su novia me voltea a ver, así que cuando a mi novio le comienza a dar torticolis le doy un pellizco, porque él dice que no lo hace, yo digo que sí (todos los hombres lo hacen y yo tengo un trauma particular por ese caso, es algo que en mi infancia… bueno, ultimadamente voy a terapia). Este punto nos puede llevar al siguiente.

 

  1. Las mentiras. Es increíble la facilidad que tienen los garabatos con carne colgando para decirnos: Yo no hice tal, yo no miré a tal, yo no comí tal, yo no me eche el pedo es olor a caño de afuera. Son mentirosos compulsivos, pero muy malos mentirosos. Siempre cachamos sus mentiras. No es que nosotras seamos locas psicópatas, ¡No! Son ellos que nos vuelven locas, porque aunque lo caches fajando con otra mujer, te dirá de todo para salirse de ese problema y darte a entender que todo lo imaginaste. ¡No caigas! ¡Es mentira!

 

  1. Los amigos. Los amigos son una extensión de tu novio o tu galán. Así como ves que se comporta el amigo soltero, así se comportaba tu novio. Así como se comporta el que tiene novia, así se comporta tu novio cuando tú no estás. Son unos falsos hipócritas los malditos mustios. Y cuando dice las palabras horribles: Voy con mis amigos… sudamos frio. Nos suda hasta el culé, pero es que no es que no confiemos en nuestro pequeño ángel, son los amigos que lo mal aconsejan. Cuando estás en pareja siempre es bueno tener amigos en pareja también; yo salgo con mi amiga y tú con el novio de mi amiga. Al final el novio siempre le dirá todo a la novia, y como ella es tu amiga, te lo dirá ella todo a ti. Creo que ni yo me entendí, pero el caso es que funciona.

Me faltan más puntos, pero no quiero aburrirlas, esperen la secuela de este post la próxima semana. ¡Y ni se quejen! Que si Rápido y Furioso va ya para la séptima parte, ustedes pueden chutarse más nefasteces de los hombres.

Atentamente: Su Mimosa Osita Cariñosita.

 

@marcelecuona

 

Marsw4