la independencia

Casi me da un infarto, siempre he pesado unos saludables 62 kilos, y ahorita, teniendo a mi hermoso noviecito, pues digamos que si le hemos entrado a las garnachas. Un día quise pesarme en la báscula, nomás por curiosidad… ¿Qué podía pasar?

Nada me pudo haber preparado para la sorpresa, en 2 meses había subido 5 kilos, ósea que ya tenía unos MUY saludables 67kilos. Al principio no me quise espantar y pensé: seguro estoy embarazada y por eso ando tan panzona, pero a menos que mi hijo fuera una hamburguesa doble con queso, no era el caso.

Van a decir… ¡Che vieja superficial! ¿Qué son cinco kilos? A lo que les contestaría: Pss si fuera abogada, contadora o chef, pues no… pero siendo actriz olvídalo, la cámara te sube 8 kilos. Entre la cámara y mi novio ni a cual irle, al parecer son mis peores enemigos.

Además seamos sinceros, las mujeres llegando a cierta edad, empiezan los estragos la dichosa gravedad. Las pompas (de por sí ya con estrías y la mujer que me diga que no tiene es una gran mentirosa) pero estas queridas amigas, las nalguitas, empiezan a bajar, las caderas a ensancharse, los brazos empiezan a verse de pozolera… en fin, nada como los divinos veintes reafirmantes.

Siempre te dicen que hagas ejercicio, que comas bien, pero la verdad es muy difícil, por ejemplo, soy mega fan de las papas (en cualquier presentación) y del queso… así que si juntas unas papas a la francesa con queso amarillo soy capaz de cualquier cosa, incluso sexual, cual drogadicta buscando crack.

Veo a mis tías de parte de mi madre y se el destino que me va a tocar, con tendencia a engordar estoy segura que si no me cuido acabaré muy mal.

A veces se dé compañeros actores que se inyectan, toman pastillas, no comen nada, cosas muy extremas para estar delgados. Eso me espanta, digo… no el tomar pastillas o el inyectarme (que obvio en unos años tendrá sus repercusiones) si no el no comer nada.

Juro que tengo conocidas (famosas) que literal su única alimentación es agua, ves mujeres tan esqueléticas en Televisa que juras que estas en algún campo de concentración, pero ni así han logrado flaquearme, o mejor dicho, enflacarme… nomás no me da la gana dejar de comer…

Porque hay algo cierto, ley universal: No hay nada más delicioso y placentero que comer, coger y ca… Bueno, ¿Saben cómo va verdad?

Pero ya más allá de estética, decidí bajar de peso y ponerme bien buena, si, para verme bien, ok lo acepto, pero también porque en un par de años quiero embarazarme, simplemente tengo que aprender a comer sano y agarrarle el gusto al ejercicio o sufriré toda la vida.

Convencí a mi mamá que también tenía que bajar de peso, mi madre tiene 30 kilos arriba pero tiene una cara de ángel, así que nada me haría más feliz que verla delgada, guapa y segura de sí misma,

Eso me hizo preguntarme… ¿Por qué las mujeres estamos tan obsesionadas por cómo nos vemos?

Un hombre puede ser gordo y feo y aun así estar rodeado de prospectos, y no solo los ricos, los pobres también tienen a su mujer, y a veces no una, sino dos o tres así tenga sobrepeso y no tenga un peso.

¿Por qué ellos si pueden estar descuidados y nosotras no?

Está claro que cuando te cuidas es para tu beneficio, para tu salud, pero las mujeres lo llevamos a otro nivel, con dietas estrictas, cirugías, cuidados de pelo, ejercicio… ¿Realmente lo hacemos por nosotras o por el sexo opuesto?

Yo creo que todo va junto con pegado, quiero ponerme bonita para sentirme segura de mi misma, ser feliz y atraer al hombre que me dé la gana.

El otro día leí que hay más mujeres guapas con hombres feos que mujeres feas con hombres guapos, ¿Por qué? Porque nosotras no nos fijamos específicamente en la belleza, buscamos más cosas, como seguridad, poder, protección, no es cuestión de dinero, el punto es: Ser cuidadas.

Un hombre amable, amoroso y protector nos entusiasma más que un hombre con abdomen de lavadero. Bueno, claro que están las masoquistas que prefieren al guapo aunque sea un patán, pero realmente es la minoría… porque ya hay patanes feos también.

Una jura que si tiene a un feo este no le va a poner el cuerno, pero la fidelidad no va con la belleza, va con los valores, y eso es lo más impresionante del asunto, el hecho que nosotras queramos ser perfectas para hombres que no valen la pena.

Siguiendo con el tema del cuerpo, a veces me he cuestionado (y espero no sonar más loca de lo que estoy) ¿Qué será vivir en el cuerpo de aquella, o que se sentirá tener la cara de esta? No por baja autoestima, sino por diversión, y hay veces que me prefiero a mí, solita me digo: No, si me gusta su cuerpo pero me gustan más mis piernas, o cosas así.

Cuerpo solo tenemos uno, pensar que este cuerpo nos da lo mejor y lo peor, que estará todo el tiempo con nosotros, que mis pecas que me gustan ahí estarán toda la vida pero así también mis estrías que conozco a la perfección, es un poco aterrador.

De viejita mi cuerpo y apenas será lo que es hoy, pero nadie lo conoce como yo, y a eso muchachas, es a lo que hay que sacarle provecho.

¡No más carnes flácidas! ¡No más pompas aguadas! ¡Seamos activas, jóvenes, seamos Rocky! ¡Seamos mimosas, a lo mejor no buenonas, pero si duritas y sabrositas para sentirnos mujeres espectaculares no solo por dentro pero también por fuera! ¡Adiós papas con queso! ¡Adiós domingos echadas con el novio rascándoles la panza! ¡Adiós vodka en las rocas!… No esperen, aguanten vara… ¿Para estar a dieta tienes que dejar de tomar? De aquí las veo mimosas… échenle ganas… tienen todo mi apoyo.

Como me enteré que la mimosa Luz entraba al gym, (porque la miope dice que esta gorda) no me quise quedar atrás, ni por un segundo crea que seré la mimosa gordita simpática, así que como les platiqué, entré con mi madre al gym, y no cualquiera… como además soy disléxica (Si; Dios se vio buen pedo conmigo con mis defectitos) entramos a clases de baile y deberían de ver la risa que es mi dislexia y mi flexibilidad de boiler para mis demás compañeras.

Pero es algo que me ha unido con mi madre, y a pesar que no puedo mover un solo musculo de mi cuerpo porque me duele todo, y que hoy me pese y subí medio kilo… ando de un feliz porque no saben cómo me duele el abdomen.

Desde hoy soy Mimosa Rocky.

 

@marcelecuona

 

Marcela 3