Después de que Televisa me quito mi veto, a la semana tuve trabajo… si señores y señoras: La Rosa de Guadalupe ¡Sentí el viento en mi fucking cara! Bueno, no… mi personaje era secundario.

Tenía otra actitud ante la empresa así que un día que vi al productor Salvador Mejía, me arme de valor y pensé: No tengo nada que perder.

Le pedí una cita en su oficina, y viéndome con cara extrañada me dijo: Si, ven la próxima semana…

¡No lo podía creer! ¡Salvador Mejía!

Toda nerviosa me presente con el señor, tiene aspecto mafioso, es muy imponente, así que me puse unos mega tacones y el vestido que me hiciera ver más delgada.

Cuando me recibió, estuvimos platicando un rato… le conté del blog, y le dije con confianza que sería su próxima protagónica, pero que el todavía no lo sabía.

Con una cara extraña solo se atrevió a decir: Lo siento, no te daré trabajo, no tienes LA MIRADA.

¿Wtf? ¿Qué chingados es la mirada?

Me quede en vela esa noche, no sabía qué demonios quería decir con la mirada. Ni que fuera bizca o se me fuera un ojo de vacaciones. Ya no saben que inventar estos productores.

Pero a la semana recibí la llamada de la producción “Durmiendo con mi jefe” del productor Pedro Ortiz… hijo, claro, de Jorge Ortiz de Pinedo, el experto de la comedia. Yo, la verdad, necesitaba el trabajo, así que dije que sí sin pensarlo.

Otra cosa positiva es que estaría grabando conmigo mi compañera y amiga, la mimosa Luz Casillas, así que era diversión segura.

El primer día de llamado, llego la dulce realidad, no tendríamos diálogos, seriamos los oficinistas de Jorge Ortiz y no hablaríamos a menos que un día, por su buena voluntad, nos diera un dialogo.

Lo primero que nos dijo fue:

“Sé que parecería que están extreando, pero yo necesito a actores que sepan dar reacciones, y si ustedes le echan ganas, yo les prometo darles diálogos.”

Ósea, un retroceso a primaria… ahora mi premio no sería una estrellita, si no un chistorete. Repito, no tenía trabajo y 3 semanas antes no tenía ni empresa, “extrear” estaba bien para mí.

Pero pasaron las semanas, y mientras veías a actores (algunos muy malos que no se sabían ni su texto) y tu… pasando atrás con unos papeles, la frustración empezó a llegar. Era como ver a todos jugar futbol y tú en la banca con unas ganas tremendas de jugar.

Lo que daría por actuar, que alguien me diera una oportunidad.

Cuando era pequeña y era mi cumpleaños, mi papa compraba mis regalos y los escondía por toda la casa, tenía que pasarme horas buscándolos… Y donde menos me lo esperaba… Ahí estaban.
A veces, Dios juega el mismo juego. No entiendo porque no deja las cosas a la vista, pero cuando encuentro la sorpresa… ¡Vaya que se esmera!

Muchas veces no entendemos porque nos pasan las cosas, y creemos ser más sabios que la misma vida, pero si sabemos ser pacientes y nos ponemos a trabajar, el resultado no solo es igual, es más.

Por las horas sin quehacer en el foro, Luz y yo nos poníamos a jugar, primero algo tímido para que no pensaran que estábamos locas, pero ya al final nos golpeábamos, llenábamos de brillantina con la utilería y molestábamos a todo el mundo que se nos cruzara. Nos reíamos a carcajadas, y simplemente éramos ella y yo… en nuestro mundo de adultos pero siendo las niñas que somos en el fondo. Lo hacíamos sin querer y con el afán de olvidar que no estábamos actuando, pero que por lo menos era trabajo.

Pero alguien lo notó.

El señor Jorge Ortiz (que en realidad es un hombre apasionado del teatro, excelente ser humano y demasiado alegre) me dio mis primero diálogos, unos pequeños chistes sobre sexo… ¡Que raro que me haya dado a mí eso!

Su co-protagonista llamado Raúl Araiza (la persona más buena y sencilla del mundo) empezaron a hablarnos, viéndonos con ternura nos hacían preguntas, ¿Por qué nos llevábamos tan pesado? ¡Que simpáticas son! Y un día, fumando un cigarro, salió el tema del blog…

Araiza tiene tres trabajos, tres programas distintos, y uno de esos se llama “Miembros al Aire”, es una versión de mimosas pero en hombres. Un día entró al blog y lo leyó… y así, todo empezó.

Nos invito a su programa… Las mimosas no lo podíamos creer, de verdad que nuestros sueños son altos pero no teníamos prisa, el piloto de nuestra serie ya estaba terminado gracias dos escritores maravillosos y a mi persona, así que más bien estábamos enfocados en sacar ese proyecto adelante.

Pero Dios nos tenía más sorpresas.

Un día tragándome unas jícamas y bulleando al chef de la producción, se acerco el productor. Nunca se dé que hablar con esas personas de autoridad, me ponen muy nerviosa.

Pero él lo dijo todo: Me entere de su blog, mándame algunas cosas porque canal 5 me está pidiendo series.

Y sin más, hace dos semanas nos tomaron fotos en Televisa, porque cree en el piloto y quiere venderlo ¡Con todas nosotras incluidas!

No sé si vaya a pasar algo, pero como van las cosas… yo dejo que la vida me sorprenda, ¿y si no? Pues a buscar otras opciones… no me rendiré con el primer NO.

La semana pasada grabamos el programa de Miembros al aire, hicimos bromas pesadas, pero también dejamos muy claro que somos actrices que tenemos, mucho que decir, que llevamos un año trabajando duro, que nos gusta escribir, generar nuestro empleo, que no solo somos muñecas en serie, que queremos ser no solo actrices sino también buenas mujeres.

¡No saben la emoción! No hay nada q describa lo que se siente ver a tus amigas, a tus Mimosas riendo y cumpliendo sus sueños.

Pero una vez más, llegó la realidad.

Al día siguiente, la esposa de Burro Van Rankin, un miembro de programa, subió una foto de nosotras y puso en pleno twitter… “Miembros al Aire con unas putas que no se quienes son.”

¿PUTAS? ¿PUTAAAAS?

Esta mujer que su único merito es haberse casado con una figura pública y con una hija ¿Expresándose así de las mujeres?

Nos hemos matado diciendo que las propias mujeres tratamos mal a nuestro género, ¿Qué le hace decirme PUTA? Estudié, trabaje, sude, llore…. Todo por mi sueño.

Y cuando al fin empieza mi carrera, cuando veo una pequeña luz de esperanza, esta mujer con una sola palabra la mata.

Le contesté muy educada: Si no sabes quienes somos te paso nuestro link, www.mimosasparadesayunar.com y que tristeza que teniendo una hija te expreses así de las mujeres.

Me puso: A mí no me da tristeza reina.

Ya no había más que decir, las mimosas y yo estábamos en suma depresión, y más al ver que una persona de la misma producción había festejado el comentario de la “SEÑORA”.

Hay gente mala, definitivamente, pero también hay ángeles, gente buena que con su luz te rodea y te hace olvidarte de la maldad.

Ese fue Araiza para nosotras.

Nos pidió perdón de parte de las dos mujeres, nos puso en su twitter que somos unas damas, pero eso no importa, porque lo que realmente importa es que el, teniéndolo todo, ayudo a unas mimosas no tan conocidas y nos dio la oportunidad de nuestra vida.

Ahora, cada vez que veo al productor Salvador Mejía en los pasillos hago diferentes miradas, ¿Quién sabe? A lo mejor un día le atino a la que quiere.

No sé que pase, con el blog, con mi persona o con mis mimosas, pero esto fue una gran lección para nosotras, el éxito muchas veces viene acompañado de malas vibras, pero algo es seguro, la gente podrá pensar lo que quiera de ti, no eres monedita de oro, para la “señora” soy una puta… puede que si lo sea… pero soy la mejor, y para prueba, mi blog.

He soportado mensajes malintencionados, criticas, todo… por decir lo que pienso y lo que soy, pero hay algo que es una realidad, sin el blog… hubiera sido una actriz mas, extreando, en el fondo… una más.

Dios actúa de formas muy extrañas, así que… veremos que más me va a enseñar.

 

 

(Si quieres ver la primera parte de PERIPECIAS DE UNA ACTRIZ entra a este link: https://mimosasparadesayunar.com/?p=641)

Marcela1