tres bodas y un funeral

“¡Viva la vida!”…Frida Kahlo.

 

Últimamente he tenido varias reflexiones en cuanto a mi vida.

He tenido un trauma severo sobre la muerte, sé que este blog debe ser ameno y divertido pero no puedo con el hecho que un día daré mi último aliento ¿Qué pensaré en ese preciso momento? Ese minuto, segundo en el que ya mi mente dejará de existir… ¿Habrá más como lo prometió Dios o simplemente me iré a negros y ahí se acabó mi historia para dar inicio a otras generaciones que se preguntarán lo mismo? ¿Qué hay después de la muerte?

Así que, aunque suene trillado, la idea es que debemos vivir la vida al máximo ¿pero porque se nos olvida eso?

El otro día leyendo la biografía de Frida Kahlo, una mujer que su obra no se me hace de lo más excepcional, (sé que varios me van a acribillar) pero llevó una vida de tortura física que nadie le podría envidiar. Se codeó con la gente más maravillosa de su época, era única vistiendo y hablando, amó con locura a su esposo pero no se dejaba y si él le era infiel, ella también… a lo mejor sabiendo que una relación monógama era imposible, una mujer adelantada en su tiempo. Si ella existiera ahora ¿Cómo sería?

Ese es el punto. Solo vino a dejar huella y se fue. Frase final en su diario: “Espero alegre la salida y espero no volver jamás.”

¿Tendría miedo esta mujer que pasó más infortunios que cualquiera?

Y ese aliento, en el que valoramos la respiración (si te das cuenta, y es algo que a mí de repente me mal viaja) si realmente te fijas en tu respiración… tu cuerpo nunca deja de trabajar, siempre estas respirando, nunca está tu cuerpo en reposo, jamás estas inmóvil en verdad.

Con todos estos mal viajes (y que conste que no me drogo) he pensado hacer más de mi vida. Pararme y pensar que es mi día final, es decir, si me quiero comer un chocolate en la noche sabiendo que subiré 2 kilos mientras duermo, me lo como. Si me quiero ir con ese ex que me sigue robando el sueño pero que me trató mal, voy y me acuesto.

¿Por qué? Porque estoy viva y puedo.

Todo mundo me critica por ser borracha y demasiado fiestera. Cuando tenga cuarenta ya no podré hacerlo, o puede que sí, pero no creo que mi cuerpo me siga permitiendo estarme cayendo en la pista. Todos critican, pero creo que en el fondo es porque quisieran ser así. Si alguien habla mal de ti tómalo como un admirador mal encausado.

¿Quieres ponerte un tatuaje? ¡Hazlo por vida de Dios!

Un día un tío me critico por mis dos tatuajes (tengo uno en el pie que dice LA DOLCE VITA y otro en la cadera que es una luna dentro de un sol con tres estrellas que simbolizan mi familia), en fin… en una comida familiar me dijo:

–          ¿Cómo es posible que rayes el cuerpo que Dios te dio? ¿Cómo puedes joder un cuerpo que no es tuyo, que es prestado?

–          Tío, ¿Cómo no puedes dejar de fumar y dañar los pulmones que Dios te dio?

Se quedó callado.

Tantos prejuicios en esta sociedad “conservadora”, tantos “NO” frente a la gente pero a solas quisiéramos que todo fuera “SI” ¿Ya estuvo bueno de complacer a todo el mundo no?

Haz lo que tu corazón te dicte, si te equivocas ¡¿Qué importa?!

Claro, hay cosas que no se pueden hacer, como lastimar a los demás. Tratemos de ser felices con las cosas más simples: ¿Ese tipo tiene novia y te tira la onda? Adiós. No por moralistas o porque este en la biblia, porque algo así no te hará feliz, y aquí el chiste es ser felices. Quitarle el novio a alguien solo te traerá inseguridades ¡Hay millones de hombres por ahí! Si se tarda el tuyo, trabaja, vete de fiesta, pinta, escribe… haz cerámica ¡¿Qué se yo?! ¿Nos da tanto miedo la soledad que tenemos que quitarle la felicidad a alguien más?

La vida es tan simple y la hacemos tan compleja, intentando resolver misterios que no nos competen, que no entendemos, llenando esos vacíos con ropa, marcas, coches, tratando de ser ricos, famosos… y al final nos vamos con las manos vacías, emprendiendo ese viaje que nadie sabe cómo termina.

¿Sabía Frida Kahlo que sería un emblema en los setenta para las feministas? ¿Qué sus pinturas, que se rehusaba a enseñar y vender, serían valiosísimas? ¿Qué serviría de inspiración a millones de personas? No, no lo creo. Porque después vinieron varias generaciones que se preguntaban lo mismo que ella en su diario:

“Yo solía pensar que era la persona más extraña en el mundo, pero luego pensé, hay mucha gente así en el mundo, tiene que haber alguien como yo, que se sienta bizarra y dañada de la misma forma en que yo me siento. Me la imagino, e imagino que ella también debe estar por ahí pensando en mí. Bueno, yo espero que si tú estás por ahí y lees esto sepas que, sí, es verdad, yo estoy aquí, soy tan extraña como tú.”

¿Habremos muchas Fridas por ahí? Yo sé que sí.

Te reto que hoy pienses cuantas veces sonríes al día, al vecino, al del banco… tampoco te pases de coqueta Mimosa, es sonreír no andar de regalada jajaja.

¡Y si quieres andar de regalada hazlo! Tu cuerpo es un santuario pero es tuyo y tuyo solo, recuerda que tú eres la que respira ese cuerpecito, la que lo tiene trabajando diario.

Y Mimosa, siempre que dudes de hacer algo, piensa en ese último aliento… que a lo mejor se apagarán las luces por la eternidad, se bajará el telón y tu vida fue la mejor función que pudiste dar.

 

(Si tú como Mimosa, tienes una historia que contar, mándamela a mi mail mamipa84@hotmail.com y pon de título POST. Pon tu nombre y una foto para que se promueva el post y si tu historia es buena la subiré al blog, serás mimosa por un día… ¿Te atreves a salir en el blog? ¿Te atreves a que te lean nuestros 20 mil lectores al mes? ¡Haz la diferencia y mándame tu material! Yo me encargo de lo demás. MIMOSA MARCE)

@marcelecuona

 

_DSC0316