Estábamos mis mejores amigas, Paloma (mi amiga desde que tengo 14 años, me conoce mejor que nadie), Lucía, Alejandra y una nueva integrante a la que le decimos la venezolana… por obvias razones… y para quien es un poco como Lucía, especifico, le decimos así porque es venezolana.

En fin, no sé qué pasa últimamente pero ha habido una clase de epidemia. Los hombres, de por sí ya malos, se han vuelto estos años… una especie de… ¿Cómo decirlo? Cabrones malnacidos hijos de la chingada sin corazón y sin alma que les vale un comino rompernos la madre y dejarnos traumadas de por vida. Eso. Esas son las palabras exactas que buscaba.

Así que un fin de semana, sin nada mejor que hacer, Lucía y yo dopadas con antidepresivos por nuestros últimos ex novios mientras ellos pasándola bomba, decidimos unirnos y juntarnos todas.

La mimosa Luz y yo tenemos una broma privada que siempre que una está soltera o tiene problemas con el novio decimos que estamos en EL LIMBO, así que cuando una está felizmente con novio siempre jodemos con: “Tranquila, disfruta mientras puedas porque pronto estarás de vuelta en el limbo con nosotras.”

Es una manera de reconfortarnos que el amor no existe y que las enamoradas están súper tontas y que su felicidad durara poco.

Así estuvimos molestando a Paloma que es la única con novio y que pronto se irá a vivir con él a Playa del Carmen… le dijimos que aprendiera de mí y que no se llevara todas sus cosas porque pronto estará de regreso. Nos reímos mucho con eso, aunque a ella no le da risa.

Paloma sacó botana y cafecito y empezamos a contar cosas de nuestra adolescencia, como nos gustaría casarnos y quienes serían nuestras damas. Yo les dije que a todas las voy a vestir de color caca para que se vean feas y que la mimosa Luz no va a estar invitada a menos que le de tiroides… maldita flaca desgraciada.

Nos reímos del reloj biológico de las mujeres y como si en cinco años no nos casamos y tenemos hijos ya nos quedamos solteronas… es broma pero es muy cierto, ya tenemos casi treinta y cada vez nos hacemos más viejas, la vida no ha sido tan fabulosa como creíamos y muchos sueños no se han realizado, así que todas nos quedamos calladas.

–          ¡Ya se! – dijo Alejandra – hagamos un concurso quien ha sido la más humillada por un hombre… de todos los patanes hijos de la chingada que hemos tenido ¿Quién ha sido el peor?-

–          Ale… recuerda que Lucía y yo estamos con antidepresivos no creo que sea la mejor opción-

–          ¡Sí! ¡Sí! – Grito Lucía – ¡Juguemos!-

Las pastillas me la tienen medio drogada.

Lucía empezó a hablar…

–          El mas patán tiene que ser mi ex novio, llevo 5 años soltera por su culpa, me dejó traumada, y el día que me corto… mmm… me llevo a los toros, se ligó a otra, nos peleamos, me llevo a su casa, me hizo el amor… llegaron unos mariachis, también sus amigos y enfrente de todos me cantó la de “NO” de Armando Manzanero y me cortó frente a todos.-

Todas nos quedamos con la boca abierta ¿podía alguien ser tan malo?

Pero después me empecé a reír como loca…

–          No, no, no Lucy, buen intento… pero mi ex novio me sacó de un antro sin razón por culpa de su alcoholismo a las 4 am y sin un peso en la bolsa frente a sus amigos… eso está más cabron.-

Todas reímos como desquiciadas cuando Paloma muy seria dijo las palabras:

–          Yo dure 5 años con mi ex novio y si cogimos 5 veces fue mucho y tenía que ser con doble condón porque el tipo no quería hacerlo nunca.

Estalló una risa colérica.

 

–          No, está más grueso que te corten después de hacerlo. – dijo Lucía.

–          ¡Por lo menos a ti te cogieron! – contestó Paloma entre risas.

Para ese momento ya todas no podíamos con las risas, entre lo patéticas que sonábamos y lo mal que escogíamos a los hombres algo estaba claro, mientras nos tuviéramos las unas a las otras, humillaciones, risas, cambios y demás, todo iba a estar bien. Son mis almas gemelas por mucho y para siempre.

 

–          Uno de mis ex novios me paseo en una comida familiar a una disque prima y era la vieja que se estaba agarrando, en mi cara y frente a toda mi familia.- dijo Alejandra muy molesta.

–          No, no.- contesté – sigue ganando la de los 5 años sin sexo ¿Tu venezolana? ¿Nada?

–          No – Contestó – creo que a mí no me han hecho nada grave.

Pero Lucía no podía quedarse callada y dijo:

–          ¡Ah! ¡Pero por supuesto que sí! ¿Qué no te veniste a México por un tipo que te cambió por otra? –

–          Jajajajajaja – todas empezamos a reír.

–          ¡Ah bueno si! pero sigue siendo peor lo de Paloma ¿Qué no? –

–          ¡No! Yo por lo menos tengo a mi familia aquí jajaja.

La pobre venezolana solo agachó la cabeza y la abrazamos todas diciéndole que la adoptaríamos solo si aprendía a hacer trenzas… y así después pasamos a decir los momentos más románticos, que muy orgullosa puedo decir que gané… fue una noche, hace cuatro años, con el hombre que más he amado, con música de fondo en un estacionamiento, y abriéndome la puerta del coche, me invitó a bailar en medio de la nada…

Si la vida también tiene sus momentos dulces.

 

@marcelecuona

 

Marcela 3